Los clásicos buenos, los que no se olvidan

Los clásicos buenos, los que no se olvidan

20 de marzo del 2017

La jornada en la Liga Águila 2017 estuvo llena de emociones y contrastes como pasa comúnmente en el fútbol. Y en los clásicos no será la excepción… es más, quizás sea el epicentro de la razón del espectáculo.

El Cali recibió al América con una victoria azucarera: trago amargo para el diablo que ha tenido varios traspiés en su regreso a la A. Millonarios le quitó el invicto Santa Fe con una dosis de diagonales, rapidez e intensidad: el león nada que ruge frente a las gallinas; y Nacional se hizo sentir ante Independiente Medellín en las montañas antioqueñas.

De manera personal, solamente pude ver el partido del clásico capitalino que me atrajo muchos recuerdos recientes, donde embajadores y cardenales siempre han tenido una disputa de honor por el respeto en la capital colombiana. Los otros clásicos por lo que se vio en las noticias y entrevistas, también estuvieron llenos de emociones que al final son las que complementan la jornada.

Es por ello que empezaré hablando del local en esta ocasión: Millonarios. El conjunto de Miguel Ángel Russo ha tenido buenos resultados de local por la misma cantidad de goles: tres (ante Tolima, América y Santa Fe). Y es simple la fórmula táctica del colectivo embajador que es aplicada: primer toque, intensidad en la velocidad y fortaleza en el mano a mano. Así han cosechado victorias fundamentales como la del clásico número 288 que contó con más de 28.000 espectadores adornando el azul  que ha sido reconocido como uno de los equipos históricos en la historia del fútbol profesional colombiano.

Por otro lado está el conjunto cardenal que olvidó de la noche a la mañana lo hecho en el partido de Copa Libertadores ante Sporting de Cristal. Una buena conducción de la pelota, transporte efectivo, llegada al último cuarto de la cancha y definición, concepto que se le ha criticado al equipo de Costas en la presente temporada. Pero es que hay momentos en los que los jugadores están o se desvanecen; y en este asunto todo es relativo. A veces se puede jugar de la mejor forma y el rival en la única oportunidad que tuvo en el partido, la concreta y se pierden las buenas intenciones.

Pero también el clásico paisa y vallecaucano brindan un hermoso espectáculo que deleita la vista de los amantes de la táctica, de la pasión y la complejidad que genera el fútbol. Los verdes fueron los que pegaron duro: Nacional y Cali. En esta ocasión, los rojos sufrieron y se llevaron un sinsabor junto a la impotencia de haber podido hacer más, pero esto es fútbol y nunca será de merecimientos, sino de ponerla bajo los tres palos.

En conclusión, los clásicos nos demuestran que el nivel del fútbol colombiano es espectacular y es por ello que en tiempos recientes por la IFFHS (en español, Federación Internacional de Estadística y Fútbol) nunca se ha bajado del top-20 de las mejores ligas del mundo.

Realmente, el fútbol colombiano reúne muchas cosas que hacen verlo como una maravilla: la técnica, la táctica, los juveniles talentosos, los partidos emocionantes y sobretodo… los hinchas que cada fin de semana con su voz hacen dar vida a los estadios de fútbol, como el corazón del fútbol, en donde late con los saltos masivos en cada recinto… algo similar a como ocurre con el Estadio La Bombonera de Boca Juniors y dice esa frase: el estadio no tiembla, late.

Es por ello que estos son los clásicos que recuerdan nuestros ancestros, los que hacen sentirnos en un pasado… donde ellos vivieron las mejores épocas de los equipos y hacen volver a vivir de nuevo. Porque al final: esos son los clásicos buenos, los que no se olvidan.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.