Los colores del cementerio de La Recoleta

6 de julio del 2018

Por Carlos Mario Rodríguez.

Los colores del cementerio de La Recoleta

Cementerio de La Recoleta en Buenos Aires - Foto: @carloswario

Cada ciudad, tiene a su lado otra ciudad, cuyos habitantes tienen los mismos nombres: Italo Calvino la llama: La ciudad de los muertos, el cementerio.

En el barrio La Recoleta de Buenos Aires, se encuentra uno de los cementerios más importantes del mundo, los guías de turismo hablan de la importancia arquitectónica, escultórica y cultural del lugar y de los grandes próceres y personajes famosos que reposan allí.

Si usted visita el cementerio de La Recoleta tiene dos opciones, hacer el recorrido guiado por los sepulcros de los personajes más importantes, o simplemente caminar y dejarse perder entre los laberintos y las callejuelas de paredes de cemento.

Debo aceptar que me enteré de la importancia del cementerio después de visitarlo, así que elegí la opción dos. Pero fue quizá la desprevención con la que entré, la que hizo que descubriera en este lugar un espacio lleno de historias contadas.

Cementerio de La Recoleta – Foto: @carloswario

Comencé a caminar entre los árboles de ramas gigantes que le hacían sombra a una tarde soleada de mayo. Recorrer el cementerio, se sintió como pasar por una biblioteca de experiencias; la cantidad de esculturas de ángeles, santos y héroes de piedra y bronce, me fueron llevando por caminos de laberintos y sendas en las que se oponían espacios bien conservados y otros desgastados por el tiempo.

Y es que no puedo imaginar un lugar que encierre más cuentos que un cementerio, generaciones de historias que ya se contaron están allí, en una especie de permanencia en el tiempo que supera a la misma muerte, porque las historias a diferencia de sus personajes, siguen vivas y se siguen contando.

Cementerio de La Recoleta – Foto: @carloswario

Entonces, me encontré frente a una galería de personajes. Al comienzo, intenté fijarme en cada sepulcro, pero no fue posible leer todos los nombres, entender todas las leyendas y pensar en la cantidad de frases escritas. Sin embargo, cuando casi terminaba el recorrido, me encontré de frente con la estirada escultura de Liliana Crociati de Szaszak*, su presencia era diferente.

No pasa desapercibida la figura de una joven vestida de novia, que en una postura fantasmal, se mantiene en pie acariciando la cabeza del perro que la acompaña. Impávida y con la mirada serena, se levanta entre los colores del bronce y los matices de verdes azulados y tonos viridián que le ha otorgado el paso del tiempo.

Tumba de Liliana Crociati de Szaszak – Foto: @carloswario

Paleta de color inspirada en la tumba de Liliana Crociati – @carloswario

No hizo falta entender que Liliana era una artista, que murió joven, cuando recién se había casado, que su madre quiso que pasara la eternidad acompañada de su perro Sabú y que su padre escribió un poema de preguntas a la muerte, que hoy permanece en la placa que antecede la entrada a la bóveda. No hizo falta entenderlo, para percibir la especial sensibilidad del lugar, para imaginar la historia que Liliana sigue contado.

Si visita el cementerio de La Recoleta, visite a Liliana y de paso a los gatos que viven en su bóveda, que acompañan a Sabú, y duermen a la sombra de sus patas. Ojalá entendiéramos la muerte como los gatos de Recoleta, que no se aferran, que no esperan, ni se apegan.

Que entienden a la muerte y conviven con ella, no la ven negra, sino con todos los matices brillantes de verdes y azules del bronce oxidado.

* Conozca la historia completa de Liliana Crociati y la traducción del poema que escribió su padre, en este enlace.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO