Los Héroes En Colombia Sí Existen

23 de agosto del 2011

Hay que dejar claro que el monopolio de la fuerza por parte del Estado es la garantía de que vamos a estar protegidos en caso de cualquier violación a algún derecho básico o alguna amenaza a la propiedad. Este monopolio existe con el fin de que ningún civil atente contra otro, así sea para cobrar […]

Hay que dejar claro que el monopolio de la fuerza por parte del Estado es la garantía de que vamos a estar protegidos en caso de cualquier violación a algún derecho básico o alguna amenaza a la propiedad. Este monopolio existe con el fin de que ningún civil atente contra otro, así sea para cobrar justicia por su propia mano. Además, el hecho de que las armas las detenten las autoridades competentes puede garantizar que las instancias judiciales son las que van a determinar la responsabilidad de tal o cual individuo en tal o cual delito. Valga hacer la salvedad de que la pena de muerte en Colombia no es algo que esté contemplado dentro del ordenamiento constitucional.

Hecha esta salvedad es que se puede comprender que las acciones del último mes por parte de la Policía Nacional de Colombia no tienen ningún asidero legal. Se nos informa que en la localidad de Usme, sector deprimido de la ciudad, se registró un “cruce de disparos” entre la policía y miembros de una pandilla local. En el cruce de disparos, dice la policía, cayó un menor de quince años y posteriormente la familia del menor decidió robar una motocicleta de propiedad de la fuerza pública con el fin de destruirla. La versión de los familiares señala que la historia fue otra. Según ellos, cruce de disparos sí hubo pero los policías le dispararon al menor que se había acercado a los uniformados, y huyeron del lugar dejando abandonada la motocicleta. El caso no pasó a mayores, se reprodujo en dos medios de comunicación y se olvidó. Los miembros de la policía pusieron en duda la veracidad de la versión de los familiares y muy seguramente no se les abrió ningún proceso disciplinario.

Casi un mes después del anterior caso se da la noticia del asesinato de otro menor de edad, esta vez de dieciséis años, por parte de miembros de la Policía Nacional de Colombia. Se repite el mismo modus operandi. La Policía presenta una versión que cambia a medida que pasan las horas. Se escudan en el argumento de que si le dispararon fue porque algo ilegal debió estar haciendo.

Evaden sus responsabilidades y se escudan en una ineficiente labor de seguridad ciudadana. Si su labor como agentes del orden fuera tan eficiente habrían desmantelado las redes de atracadores de buses que operan impunemente a la luz del día en varios sectores céntricos de Bogotá. Si hubiera existido un ataque con arma de fuego por parte del menor de edad asesinado, ¿por qué los disparos propinados fueron por la espalda?.

Ese es el tipo de situaciones a las que nos estamos viendo abocados y que no han sido extrañas en el pasado, (los jóvenes de Soacha, los menores violados y asesinados en Tame, la familia masacrada en Cajamarca) cuentan con una cierta complacencia por parte de sectores de la población que ven en el hecho de portar un arma un atributo heroico. Asumen que matar delincuentes es algo no solo normal, sino necesario. Utilizan el término limpiar o erradicar para justificar ese tipo de abusos para con la población civil han hecho de la sospecha hacia el ciudadano un credo.

La concepción de heroísmo por el solo hecho de realizar la actividad para la que se les está pagando genera que a los miembros de la fuerza pública y de la policía en especial los rodee un aura fascinante y encantadora que garantiza una fe ciega en sus versiones, así sean descabelladas y acomodadas. Lo único que se puede hacer es esperar que al salir a la calle, por ejemplo a hacer compras, realizar diligencias bancarias o departir en un sitio público, no nos toque un robo en un taxi, un atraco en la calle o un disparo de la policía.

P.S. Este es el artículo sobre el primer asesinato reseñado. http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10114025.html

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO