Aquí todo es a los berriondazos

18 de julio del 2013

Soy un defensor total de los mecanismos de participación que la Ley ha permitido para protestar cuando no se está de acuerdo con algo del Gobierno corrupto, que lamentablemente hoy en día tiene envenenado a este país. Sin embargo, los colombianos tenemos la mala costumbre de dejarnos llevar por la palabrería de los políticos de turno.

En un país donde todo toca a los trancazos, y las cosas hay que pedirlas a las malas, (porque a las buenas no escuchan), las protestas que inician como pacíficas, los paros y las marchas que tienen un sentido y son una forma de expresión de la inconformidad del pueblo, tienden a transformarse en manifestaciones violentas, en una pequeña guerra civil del gobierno contra el pueblo que reclama y no es escuchado. Muy mal, si se tiene en cuenta que lo ideal siempre es la negociación.

Resolver conflictos entre Gobierno y manifestantes no sería tan complicado si solamente fueran las dos partes. Lastimosamente siempre hay terceros, personas que tienen relación directa y otras que van por sus propios intereses. Este es el caso de los políticos que le endulzan el oído a los que hacen parte de las manifestaciones, haciendo promesas y adueñándose de la situación de la que no tienen ni idea.

Catatumbo, Colombia, Kienyke

Las promesas falsas y el oportunismo son los protagonistas de la actual situación del país, de un país inconforme, con personas que se mueven a su conveniencia y que se aprovechan de cualquier situación con tal de lograr sus intenciones de poder y dinero.

Las protestas deben seguir, los paros por razones justas no deben callar. Pero las manifestaciones tienen que ser llevadas bajo las personas afectadas, la politiquería no debe hacer parte de los movimientos activos de un pueblo que simplemente reclama lo que le corresponde.

El llamado es a que reconozcamos a quienes verdaderamente pueden colaborar para la solución de un problema, diferenciarlos de quienes actúan por sus propios intereses y buscan solamente engañar al pueblo Colombiano. Recuerden que antes de las elecciones los lobos suelen disfrazarse de corderos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.