Los Medici

2 de julio del 2019

Opinión de Mauricio López

Los Medici

Como un regalo ideal, así lo describo, recibí de un colega la saga mediante la cual el laureado novelista y dramaturgo italiano Matteo Strukul nos deleita en tres estupendos libros de fácil lectura. Se trata de la historia de los Médici, familia florentina de cardadores de lana en sus orígenes, para luego ser los banqueros más importantes de la región y posteriormente gobernantes de la República de Florencia y a través de su descendencia, tener influencia sustancial en el Reino de Francia.

Y es que la historia de las familias en el poder siempre han llamado la atención; las dinastías, sus luchas internas, su consolidación, auge y caída, son patrones que se repiten a lo largo de la historia en todas las civilizaciones. Conocer con pluma ágil, bajo el influjo de la novela histórica, la historia de esta familia famosa florentina, es interesante; y bajo la lectura de la saga, cautivadora y con la conquista de atrapar al lector.

En el primer libro, Una dinastía al poder, se recoge la historia de Cósimo (Cosme) de Médici, quien en 1429 , viendo contemplando el avance de la cúpula de la Seo de Santa María del Fiore, con la obra maestra de Brunelleschi, es informado de la muerte de su padre Giovanni. Le toca asumir las riendas de su familia, y comienza la historia. Una historia de celos entre los clanes florentinos que ven con recelo el ascenso de los Médici. La aparición de Laura Ricci, una perfumista hermosa que incuba una relación de odio inconmensurable hacia ellos, conjuntamente con su amante, dominador y guerrero suizo Schwartz. Se entretejen en la vida la Peste, la conjura, el destierro, los intentos de asesinato,  las alianzas, las batallas y el regreso para consolidar el poder familiar en la ciudad, en las calendas de 1453. Son 24 años de consolidación. Personaje sagaz, más que violento, Cosme logra conquistar las mieles del poder y llegar a dirigir su ciudad.

En el segundo ejemplar de la saga, Un hombre al poder, se presenta la vida de Lorenzo, el Magnífico, nieto de Cosme; estamos en el año de 1469, con la muerte de Piero, hijo de Cosme, y la ascensión del joven Lorenzo al gobierno de la ciudad. Su vida está signada por el amor hacia Lucrecia Donati, su matrimonio con Clarice Orsini, para consolidar alianzas con Roma, y la amistad con el joven Leonardo Da Vinci. Entre esos ejes, la historia, al igual que con su abuelo, sigue plagada de odios (otra vez Laura Ricci y su hijo Ludovico) y envidias y conspiraciones de otros clanes familiares florentinos (principalmente los Pazzi). En un deja vou los problemas se repiten con nuevos protagonistas, encabezados por el papa Sixto IV y su capitán general y sobrino, Girolamo Riario. Lorenzo, a diferencia de Cosme, ha optado inicialmente por la vía de la fuerza para atender su poder; también por el apoyo a la plebe y artesanos a través de las artes y el entretenimiento. En una carrera meteórica de diez años, Lorenzo alza su estandarte de gloria del Renacimiento y del poder florentinos. Con su mecenazgo, Florencia ve florecer a lo más granado del arte, entre ellos Leonardo Da Vinci, no solo para fortuna de sus patrocinadores, sino para la humanidad entera.-

En el tercer libro, Una reina al poder, Strukul nos muestra a Catalina de Médici,nieta de Lorenzo; en 1536 aparece envenenado el Delfin francés, hijo del rey Francisco I quien sostiene una lucha con el emperador austrohúngaro y español, Carlos V.  Las dudas recaen en Catalina, esposa del duque, quien asciende al trono del reino de Francia como Enrique II.Es la historia repetida, pero en otros lares y otra corte. Las envidias palaciegas, las intrigas, los amores, las amantes reales, la relación ahora con otro personaje, esta vez astrólogo y vidente, Nostradamus, hacen que la familia, Cosme, Lorenzo y Catalina, estén entrelazados en aros invisibles para que con las particularidades se parezcan sus vivencias. En 1589, su vida se apaga después de más de cincuenta años de influencia y con ella se va la última exponente de poder de una familia que durante más de 150 años dominó la esfera del poder de una buena parte de Europa, con relaciones no solo reales, sino artísticas, financieras y sociales.

Como hemos dicho, Strukul con pluma fácil, lectura ágil y entretenida, nos lleva a esa historia en estos tres libros que nos llevan a los albores del Renacimiento y a la  vida más allá de la península en tierras francesas.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO