Los Reyes Magos y la estupidez chavista

6 de enero del 2016

La tradición de regalar a los niños -y a veces a los adultos- durante los días de Navidad y año nuevo, ha depositado en los países cristianos tal responsabilidad en manos del Niño Jesús, Papá Noel o los Reyes Magos, dependiendo de cada país. Colombia ha sido, casi exclusivamente, hasta hace algunos años que Papá […]

La tradición de regalar a los niños -y a veces a los adultos- durante los días de Navidad y año nuevo, ha depositado en los países cristianos tal responsabilidad en manos del Niño Jesús, Papá Noel o los Reyes Magos, dependiendo de cada país. Colombia ha sido, casi exclusivamente, hasta hace algunos años que Papá Noel le comió el terreno, más de Niño Jesús. Como España fue hasta el año pasado, de Reyes Magos. Este año, en aras de la igualdad y la corrección política, llegaron las Reinas Magas.

Desde finales del siglo XIX, cuando en Alcoy, ciudad mediterránea en una zona de gran tradición de industria de juguetería, empezaron los Reyes Magos a regalar ropa y juguetes, el desfile del día previo al día de Reyes fue creciendo en expectación y, finalmente, se convirtió en una costumbre que se extendió al resto de España, de que los padres llevasen a sus hijos la tarde-noche del 5 de enero para recibir a Melchor, Gaspar y Baltasar.

Prácticamente en todas las ciudades españolas se organizan por estas fechas cortejos para escenificar la llegada bíblica de los Reyes Magos y celebrar la fiesta cristiana de la Epifanía con una cabalgata que ha convertido el día de Reyes en el más bello del año para los niños españoles. Esa noche, los más pequeños de la casa dejan sus zapatos, después de haber depositado una copa de vino dulce para sus majestades y un cubo de agua para los camellos, en el lugar en el que deberán aparecer los regalos. Previamente habían depositado una carta con sus deseos.

Este año, en una manifestación más de la estupidez de la que se ha apoderado de buena parte de los españoles, las alcaldías –allí se llaman ayuntamientos— gobernadas por un partido chavista llamado Podemos o sus asociados, han decidido que salieran mujeres en lugar de hombres representando a los Reyes Magos. Unas señoras con barbas montadas en carrozas más propias del día del orgullo gay que de la fiesta de la Epifanía.

El alcalde “podemita” de Valencia consiguió con su cabalgata de Reyes lo más difícil, que fue convertir el festejo en una cabalgata republicana. Tres histéricas vestidas como furcias de película del viejo oeste, representaron en lugar de los Reyes a la libertad, la igualdad y la fraternidad. La ilusión de muchos niños este año se fue al carajo barrida por los vientos sectarios de la izquierda radical española.

Podemos, un partido financiado en el momento de su fundación por Hugo Chávez, obtuvo en las pasadas elecciones generales más de cinco millones de votos y, además de pretender gobernar en España, intenta imponer la estética bolivariana desde el momento mismo de su aparición. Cuando Pablo Iglesias, su líder, juró su primer cargo institucional como eurodiputado calcó las palabras del “comandante eterno” cuando llegó al poder jurando sobre la “moribunda constitución” venezolana.

Tomen nota en Colombia quienes en aras de la corrección política han adoptado la fea costumbre de repetir como loros las bobadas que vienen de España. Quienes se sienten obligados siempre a hablar de los “los ciudadanos y las ciudadanas”, “los niños y las niñas”, “nosotros y nosotras”. Así se empieza y miren cómo se acaba.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO