Luces prohibidas

Luces prohibidas

6 de noviembre del 2018

Hay momentos en los que la oscuridad es necesaria y obligatoria. La luz impertinente puede apagar la luz de los otros. Para ver las estrellas en el cielo, es necesario que en tierra las personas permanezcan bajo la sombra de la noche. Las luciérnagas en el bosque se ven gracias a que no encuentran obstáculo para encenderse mientras vuelan. El flash de una cámara permite ver con mayor claridad lo que naturalmente no se puede ver, sin embargo,  durante una obra de teatro no es sólo un atentado visual, sino una falta de respeto.

Para tener dulces sueños, uno suele apagar la luz antes de dormir, sucede lo mismo cuando uno asiste a una presentación de artes escénicas. Antes de toda función, las personas que asisten a una obra son informadas de lo que no pueden hacer. Entre esas advertencias están las de no grabar con video y tomar fotografías con flash durante la obra. La desobediencia aparece cuando se ve la primera lucecita disparando al escenario. Esta incomodidad es similar a cuando uno está manejando y el tráfico está lento, y el carro de atrás le pone luces altas sin razón alguna.

El Circo del Sol vuelve a Bogotá con Amaluna, una obra donde la mujer es la protagonista y la magia se materializa por medio de la música, las acrobacias y la puesta en escena. Asistir a esta obra es como soñar pero con los ojos abiertos. La carpa cuenta con todo lo necesario para contemplar la belleza del show en toda su expresión y con las advertencias similares a una obra de teatro. En este caso, son mucho más enfáticos con la luces de los celulares porque hay artistas realizando acrobacias. Por razones de seguridad está prohibido grabar video y tomar fotos con flash. Durante la presentación fue incomodo ver a las personas con camisetas con el número 911 cercarse a la persona que graba o toma fotos, recordarle que lo que hace está prohibido.

Es como si lo despertaran en la mejor parte del sueño, solo que esta vez, son luces  prohibidas las que lo distraen de lo que pasa por los sentidos. Igualmente sucede con las personas que se ponen a chatear cuando van a cine, no entienden que la luz del Smartphone incomoda a todos los que están detrás. Eso sí revela con toda claridad dónde y quién fue.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.