Maniac

netflix

Maniac

22 de septiembre del 2018

El primer capítulo de la nueva miniserie de Netflix es un reflejo de los conflictos que el exceso de conectividad nos hace afrontar. Jonah Hill y Emma Stone protagonizan a Owen Milgrim y a Annie Landsberg, dos desconocidos que se encuentran en un experimento farmacéutico en donde esperan superar sus problemas. Todo gira en un futuro de colores ochenteros, a pesar de que la historia se desarrolla en Nueva York, tiene muchas elementos similares al capítulo de San Junipero de la serie Black Mirror.

Los diálogos son pausados, inteligentes y revelan las intenciones de los personajes. El comienzo del capítulo es fuerte, impacta en el sentido que uno puede pensar que el que interviene es Neil deGrasse Tyson, narrador de Cosmos. Lo increíble de la serie es la puesta en escena, la publicidad juega un papel como de tercer protagonista. Donde camina Owen o Annie, es probable que uno pause ese fotograma para leer detalladamente lo que dice el muro con el poster publicitario, la puerta con el enunciado, el tarro de aspirinas y su adhesivo y otros espacios llenos de símbolos y textos que ayudan a entender el porqué de los gestos y las reacciones de los protagonistas.

La serie también hace una crítica a todo lo relacionado a bases de datos o al big data. La tecnología nos da la posibilidad de muchas cosas, en este caso, la serie muestra el dominio que tienen las aplicaciones de saber cómo nos comportamos, nuestras preferencias e inquietudes. El Internet de las cosas es un término que las empresas están adoptando para mejorar sus servicios, y es algo que en Maniac muestran para eliminar el sufrimiento humano a un costo que se desconoce.

El experimento al que se someten los protagonistas de Maniac debe ser tan intenso como “la técnica de Ludovico” a la que se sometió Alex DeLarge en La Naranja Mecánica. Esta prueba va a transformar el sentido de realidad de los protagonistas. Y como en todo medicamento, hay que esperar a los efectos secundarios.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO