Manolo Cardona: “primero el amor que la fama“

13 de septiembre del 2012

  Vivimos en una época práctica, productiva, fría y tecnológica, donde el amor y los sueños, no son tan importantes. La publicidad nos invita a consumir los sentimientos como cualquier droga, para calmar el vacío existencial. Por esta razón, los amores que nacen se llenan de pasión y ansiedad, apagándose en semanas o en pocos […]

Vivimos en una época práctica, productiva, fría y tecnológica, donde el amor y los sueños, no son tan importantes. La publicidad nos invita a consumir los sentimientos como cualquier droga, para calmar el vacío existencial. Por esta razón, los amores que nacen se llenan de pasión y ansiedad, apagándose en semanas o en pocos meses. Ese amor verdadero, basado en la esperanza, el compromiso y la lucha por conquistar la vida juntos, se está extinguiendo.

El individualismo está acabando con las almas gemelas, y algunos grupos de jóvenes se influencian entre si negativamente, dándole más importancia al alcohol, los alteradores del ánimo y el sexo fácil, desechando así las posibilidades de crecer en pareja,  que generalmente termina en soledad y  depresiones profundas.

En este mes del amor y la amistad, he querido entrevistar al actor y productor de cine: Manolo Cardona; ya que en este momento es un símbolo junto con su novia Valeria Santos de una verdadera relación comprometida. Próximo a pertenecer a la familia presidencial, nos reveló el significado de estar enamorado y la importancia de vivirlo instante por instante, dentro del milagro de la existencia.

Manolo ¿cree en el amor?

Estoy creyendo en el amor y con el ánimo profundo de iniciar una familia, buscando la tranquilidad, estabilidad y armonía a través de mi novia Valeria Santos. Nuestro sueño, está por encima de la fama o de cualquier cosa material.

Indudablemente esas cosas se necesitan como base, pero lo primordial ha sido encontrarme a mi mismo, y ese cambio interior, atrae a mi vida lo que necesito. La prosperidad y la felicidad, nacen interiormente y no exteriormente. Por eso Armando, lo primero es dar gracias a Dios por todas las bendiciones de la vida.

Usted decidió volar en compañía del amor ¿cuéntenos un poco a como ha sido esa historia de amor con Valeria Santos?

Maravillosa, ella es un ser de luz muy especial y mi apoyo incondicional. Estoy contento, feliz y enamorado, con ganas de hacer una familia. Lo bueno de nuestra relación, es que nos complementamos al ser ambos distintos, por un lado ella es más pragmática y yo soy más sentimental, pero igual de maduros. Somos un excelente equipo, que juntos de la mano caminamos por la vida, en el milagro del amor.

¿Cómo definiría su concepto del amor en pareja?

El amor es una expresión, que viene desde lo más profundo de cada ser humano, y es la capacidad de sentir de una manera real los deseos de felicidad, comprensión y tolerancia. Es una palabra que reúne, un sin número de adjetivos todos positivos. Cuando existe el amor sobresalen la nobleza, la lealtad, la entrega, la verdad y sinceridad del alma.

El amor es la matriz de lo más puro, no se puede explicar solo sentir, entonces si me conozco a mí mismo, puedo compartir esos sentimientos con la pareja. De ahí la importancia de tener una actitud positiva ante la vida, así nos traiga los problemas naturales del diario vivir, pero en compañía esos problemas, se superan más fácilmente desde la aceptación de la realidad y no desde el idealismo.

Manolo hace muchos años que yo lo conozco y he visto todos los progresos que ha tenido a nivel mental, material, amoroso y espiritual  ¿cuál es la tendencia que predomina en su vida en este momento?

Yo he tenido una evolución en el ámbito espiritual y mental, del ser y alma, en la cual trato todos los días de ser mejor persona, de hacer mi trabajo lo más conscientemente posible, de permanecer siempre enfocado con los pies en la tierra, tratando de tener mayor comprensión de las circunstancias, prestándole más atención a las cosas realmente importantes, y restándole importancia a las cosas poco relevantes y superficiales.

Por ejemplo, me encanta el silencio y lo práctico, en medio de todos los compromisos sociales, laborales y personales que cumplo todos los días, pero siempre encuentro un espacio para meditar y gozar de ese silencio.

¿Usted cree que el amor es más fuerte que el miedo a la muerte?

Yo pienso que el miedo no puede ser más fuerte que el amor. Realmente el amor es ausencia de miedo. Si sentimos miedo exagerado no tenemos fe, por tanto no estamos amando, pues Dios es amor y solo amor. Para mi el alma es un todo y volvemos a la energía suprema.

Entorno a este tema, hay una infinidad de teorías, como la reencarnación, la cual es muy valedera y real. Siento que en la vida se tienen ciclos y niveles de evolución, el alma tiene que ir superándose, para alcanzar la conciencia.

El morir no es simplemente el acto de morir físicamente, significa también volver al “todo“, es renacer, estando en un lugar libre lleno de paz, pero siempre y cuando lo hayamos merecido con nuestro trabajo, acciones, y obras positivas en esta tierra.

Eso quiere decir ¿qué usted cree en la reencarnación?

Si, más por razón que por fe. Si un cuerpo pudiera llegar a los noventa o cien años de vida física e intelectual, le sería imposible aprender tantas cosas de este mundo. Todo en la vida es paso a paso, y siempre vamos de lo pequeño a lo grande, por eso necesitaríamos muchas vidas para llegar a ser sabios.


¿Cuál es su mayor frustración y realización como ser humano?

Mi mayor frustración como ser humano, es cuando veo atentados, violencia, injusticia, desigualdad social y económica, indiferencia por parte de las personas hacia los más necesitados. Razón por la cual, trato todos los días de pensar que hacer para aminorar estas problemáticas, que directamente afectan a Colombia y al mundo. Servir a los demás, especialmente a los ancianos y a los enfermos, es mi mayor realización.

¿Y su mayor satisfacción?

Mi mayor satisfacción, es intentar ser feliz y hacer feliz a los que me rodean. La felicidad no se busca, llega espontáneamente de acuerdo a la acumulación de acciones buenas y bien intencionadas, ese es el premio que ganan las personas bondadosas. Por eso estoy enamorado de Valeria, admiro y quiero a mi madre Nancy que es como mi mejor amiga, pero adoro con toda mi alma a mi abuelita Marinita.

Mi esposa Catherine y yo, en la productora de cine 11:11 de la familia Cardona, durante la entrevista para el mes del amor y la amistad.

armandomarti50@yahoo.com – Miembro de la ACP (Asociación Colombiana de Periodistas)

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO