Manual de Urbanidad Digital (Capítulo 2)

5 de marzo del 2015

Estas en cine, todas las luces apagadas, justo en el momento en el que Christian levanta su mano contra la no tan inocente  Anastasia y de repente, Pum! a tu cara llega el brillo exagerado de la pantalla de 6 pulgadas del smartphone del tipo del asiento del frente, oíste el gemido, te perdiste de […]

Estas en cine, todas las luces apagadas, justo en el momento en el que Christian levanta su mano contra la no tan inocente  Anastasia y de repente, Pum! a tu cara llega el brillo exagerado de la pantalla de 6 pulgadas del smartphone del tipo del asiento del frente, oíste el gemido, te perdiste de la acción. ¿Te ha pasado? (bueno quizás con una mejor película), pero ¿no detestas como el uso inadecuado de esta herramienta vital permea cada vez más aspectos de nuestra vida?.

o-SMARTPHONE-facebook

Sinceramente uno algunas veces se pregunta ¿Quién es el dueño de quién?

Sabemos que hay más teléfonos que personas en Colombia y francamente no voy a iniciar una cruzada en contra de su uso, dependo del mio tanto que francamente estoy a dos clics de tener una relación formal; sin embargo también tengo claro cuándo desconectarme y verlo simplemente como lo que es, una herramienta de conexión de grandes posibilidades; pero que no puede anular mi atención e interacción con lo que esté viviendo en un momento dado. Teniendo esto claro veamos algunos de los consejos más importantes a la hora de hacer uso de nuestros smartphones en público.

 – Créeme, se que es difícil de entender, pero el mundo no se acaba sino miras tu teléfono:  Si estás enfocado en una reunión, conferencia o simplemente compartiendo con alguien a quien le interesas y te interesa no tienes que estar viendo tu teléfono a cada instante que este parpadea, vibra o suena, interrumpir la cena de aniversario porque un amigo te  pregunta si viste el vestido dorado y blanco o azul y negro no te va a hacer merecedor del título de esposo del año.

 – Es para comer, no para hacerle un desfile: De vez en cuando pasa ¿no?, encuentras un pequeño restaurante que vende comida maravillosa, una panadería con los cupcakes más originales o una cerveza artesanal diga de compartir con el mundo, pero enserio, enserio, ¿los huevos revueltos de tu desayuno son merecedores de un elaborado post? o ¿debes evitar que todos tus amigos comiencen a  comer antes de que tu fotografíes hasta el cansancio su pollo frito?. Prioriza.

 – ¿Para qué pagaste por la boleta si ibas a seguir en Facebook?: Simple, RESPETA A LAS DEMÁS PERSONAS EN EL CINE!!! (dudo que haya que extenderse más, es cuestión de lógica, sentido común y cuanto sinónimo más tengan estos conceptos)

 – ¿Quedaste linda para el funeral?, ahórrate el Selfie: Hasta la reina de Inglaterra lo hace, así que no tiene sentido ir en contra de esta costumbre tecnológica; sin embargo ten en cuenta el momento y lugar, si va a molestar a los que te rodean o es inapropiado no lo hagas. Otra cosa a nadie le interesa el sanitario de tu casa, deja de tomarte selfies en el baño !Persona mata teléfono: Al final todos somos seres sociales y nos gusta conectarnos, pero no lo olvides, nada reemplaza a la mirada, caricia y voz de quien está a tu lado valora su compañía y si debes usar tu smartphone discúlpate e intenta ser breve.

¿Algo qué decir?, comenta.

Y nos vemos en la tercera entrega

Andrés Sánchez

@innovandres

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO