Mí, como imagino

16 de marzo del 2011

Viejito cuarentón irritante que no soporta los jovenes que rien por nada a la salida del colegio cerca del mediodía cuando siempre hay sol,  dudativo entre emocionarme o entristecerme de las mamás recogiendo sus niños que tienen hasta 6 años asomado desde mi “cápsula”  (la ventana de mi casa) en plan crítico de la humanidad o por alrededores de la misma socializando por formalidad con insípidos personajes que toda comunidad necesita (el lechero, la persona del gas, que con el que vé las noticias al mediodía) creeyendo que estoy  mal psicológicamente porque intento no ser producto del “show mediático”, maldiciendo la existencia de Dios porque no fue como lo imaginé de niño: protector invisible que acompaña y produce sensacion dopamínica perdon, divina.
Compartiendo mis problemas católicos desesperantes con quien me rodea, re-pensando que mientras escribo, la sensación del miedo estará presente cuando toque ofrecerle éste mundo a una niña ó a un hijo convencido  que se debe crear (ojo no criar) C-R-E-A-R más sorprendente (criar quién sabe de dónde salio) soñar  recibiendo dinero por escribir patochadas  persistiendo en que ser papá es una experiencia de conocimiento ideal para compartirles y seguir chuzando LETRAS.
Sorprendido porque por momentos viví como vocalista de la agrupación musical “The libertines” el gamínsito simpático de Europa o sea como nunca imaginé (pensando que fue un ejemplo a seguir la locura, já).
Amando proponerme objetivos  porque si, porque no hay nada más que hacer pensando que embarrarla es un buen síntoma  humano para vencer miedos.
Haciendo de todo para  que se me publique en la New York Times como filólogo del idioma mencionando alguna estolidez (complicando la sencillez, por diversión), Y para terminar: re-soñar haciéndome milletas pues se valoró mi trabajo.

publicar, click!!!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO