Minagricultura y Banco Agrario, dos mentiras en una

18 de junio del 2011

[email protected]

Desde hace una año viene en Colombia el fenómeno de la “Niña”, haciendo estragos en todo el país, sin piedad y sin contención ninguna, ya que lo que viene de la naturaleza viene de Dios dicen los resignados campesinos, pequeños, medianos y grandes productores agropecuarios damnificados.

No siendo alarmista, las cifras de personas muertas pasan de cuatrocientas, los damnificados pasan de 3.5 millones de personas y las pérdidas económicas son súper millonarias, pero son mucho menos que lo que han se han llevado entre el AIS, los carruseles de la contratación y los recursos que se gasta el gobierno en las consultas para escoger candidatos a alcaldía y gobernaciones.

Mi familia es usuaria de los créditos agropecuarios para cultivo de tardío rendimiento (aclaro que sin AIS), cuando se hizo el cultivo era el mes de septiembre de 2009, estaba en pleno furor el fenómeno del “Niño”, y en el 2010 arranca el fenómeno contrario y que todo conocemos como la “Niña”, pero también simultáneamente en toda la región y en el país los cultivadores y ganaderos clientes del Banco Agrario o no, han venido sufriendo un gran deterioro en el proceso del desarrollo de los cultivos y en su productividad ganadera.

Obviamente, ante el desastre económico del sector agropecuario, sale el flamante Juan Camilo Restrepo, Ministro de Agricultura por todos los medios a echar carreta pura, con Finagro y Banco Agrario, sacan normas extraordinarias para dizque subsidiar e incentivar o apoyar en la amortización de los créditos a los productores agropecuarios. Van de región en región, al fin como paisa culebrero, ofreciendo el oro y el moro, lo mismo que el doctor Francisco Estupiñán Heredia, Presidente del Banco Agrario.

De lógica, había que cumplir con ciertos requisitos, como la certificación Clopad, registro DANE, informes, llenar los formularios de Banco Agrario y otros, de los cuales ningún afectado iba a dejar de presentar. Pero después de varios meses, los afectados no ven nada de nada. Por el contrario, el Banco Agrario, devuelve los documentos por puntos y comas con el propósito de dilatar y después de decir que fue que los afectados no cumplieron.

El Presidente de Asoganorte, ya se pronunció al respecto, basta ver cómo está el departamento del Atlántico con sus campesinos y productores agropecuarios. Fedegán uno de los grandes aliados del gobierno y del Ministerio de Agricultura, en su revista N° 123, con una portada elocuente, le dedica este número a las mentiras del gobierno con el titular “No llega la plata al campo”, informe especial. En el Cesar, todos los gremios están cansados de mandar oficios al gobierno central y no ocurre absolutamente nada. Mejor dicho, la locomotora de la prosperidad agropecuaria, está en reparación pero no se sabe en qué taller. A lo anterior, se le suma la inseguridad que ya está campeando en las zonas rurales y las extorsiones son pan de cada día.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO