Mis deseos para el 2012

12 de enero del 2012

“Mientras sonaba la tradicional canción “Faltan cinco pa las doce”, yo consumía una a una las doce uvas y soñaba con mis deseos para el año venidero: Convertirme en protagonista de novela, ganarme el Baloto, aparecer en cualquier Reality, asistir a muchas fiestas electrónicas, bajar de peso, que me regalen un carro ultimo modelo, trabajar […]

“Mientras sonaba la tradicional canción “Faltan cinco pa las doce”, yo consumía una a una las doce uvas y soñaba con mis deseos para el año venidero: Convertirme en protagonista de novela, ganarme el Baloto, aparecer en cualquier Reality, asistir a muchas fiestas electrónicas, bajar de peso, que me regalen un carro ultimo modelo, trabajar poco y ganar mucho… Una vez sonaron las 12 campanadas del reloj y las explosiones de los años viejos, Taitapuros, Carranchos o como quiera que estos se llamen, deseé a mi familia un FELIZ AÑO y medité sobre el deseo de bajar de peso, pensé que mejor hubiera podido pedir un Ipad 2 y que el problema del sobrepeso se solucionaba con una cirugía estética.

Claro una liposucción es mas rápida, se requiere menos esfuerzo y tan solo dura 90 minutos, mucho mas fácil que gastar meses en un gimnasio y aguantar hambre a punta de dietas. Como hijo de la cultura traqueta, creo que es más fácil conseguir dinero rápido y éxito de manera mediática, que hacerle caso al escritor paisa Estanislao Zuleta y su Elogió de la Dificultad”.

Los jóvenes de las nuevas generaciones, ya no piden carros de juguete ni balones de futbol, ellos piden celulares de última tecnología, tabletas, cámaras de video, BlackBerrys, juegos de videos, computadores portátiles y las niñas viajes al exterior, cirugías de busto y lipoesculturas.

Pero en estos tiempos es obvio pedir aquellos deseos, los medios de comunicación masivos inundan sus programas y noticieros con presentadoras voluptuosas y sensuales, reinados de belleza de todo tipo, novelas sicariescas y dispositivos de última tecnología que caducan un par de meses después de su lanzamiento.

La falsedad en las mujeres salta a primera vista, senos, glúteos, nariz, cabello, ojos, pestañas, labios, uñas, todo es falso y reconocible de falsedad a simple vista. lo peor y más triste es que las niñas desde su infancia quieren imitarlas y sueñan con ser modelos o esposas de traquetos. Tal vez, porque sienten que asumir ese rol es la única oportunidad de conseguir sus sueños, sueños que esta sociedad tan inequitativa y desequilibrada no les dejará realizar.

Además dichas aspiraciones de las jóvenes, parecieran incluso ser social y culturalmente aceptadas por el entorno que las rodea; incluyendo a padres, familiares, amigos, conocidos, todo depende de los beneficios que se pueden encontrar (económicos, laborales, sociales) y que favorecerá su calidad de vida de una manera positiva.

Pero esto no es para tirarle el agua sucia a la televisión y a los efectos y presiones que esta produce, ni tampoco a los prototipos de mujer que nos implantan en la sociedad occidental, ni mucho menos a la Obsolescencia Programada de los artefactos electrónicos que el consumismo nos crea.

Esto es para que los padres abran los ojos, ya que el ambiente mediático como el de la televisión a la que están expuestos los niños de hoy día tiene un altísimo nivel de penetración y es ahí donde los padres (o adultos responsables) juegan un papel preponderante, si los niños crecen en un ambiente donde es costumbre ver muchas horas la televisión, ellos adoptarán aquella actitud por imitación e identificación. Por esta razón el saber ver televisión y la compañía de adultos a la hora de mirar programas es significativo para así evitar que nuestros niños adquieran conductas inadecuadas e impropias imitadas de telenovelas mafiosas.

@yojosealejandro

Apéndice: Si usted se siente agredid@ por el contenido de la televisión colombiana diríjase al Defensor del Televidente.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO