Moldeadores de vidas ajenas

14 de julio del 2012

Existen personas que por alguna razón entran en tu vida tangencialmente pero que sin querer le dan un giro inesperado a tu destino.

Hace un tiempo leía un blog -ya desaparecido- escrito por Óscar Trujillo Marín. Muchas de sus historias me cautivaron pero tal vez la que más recuerdo fue una llamada Secundarios de lujo…fugaces pero inmortales.

En ella escribía acerca de las personas que por alguna razón entran en tu vida de forma tangencial pero que sin querer y sin notarlo, logran darle un giro inesperado y radical a tu destino. De igual manera, posiblemente nosotros hemos jugado un papel definitivo –para bien o para mal- en la vida de alguien y no nos damos por enterados.

Cito textualmente la definición de Óscar sobre los actores secundarios, que para mí son más como moldeadores incautos de vidas ajenas:

“Los actores secundarios son aquellos que no les alcanzó la fama, el tiempo, la plata, el azar, el espacio o el momento justo para haber caído “un segundo antes o un segundo después”… y lograr ser los protagonistas absolutos, los dueños o dueñas de la cotización estelar más cara y permanente en la historia de uno. No por eso dejan de ser determinantes y en algunos casos imprescindibles y geniales. Mi vida está repleta de actores y actrices secundarias que en no pocas veces han devorado los planos, ¡se han comido la cámara! me han opacado para bien, me han tatuado para siempre su imagen sin saberlo; y le han dado a mi historia una categoría muy por encima de lo que mi entusiasta esfuerzo haya podido aportar”.

Desde entonces pienso frecuentemente en estos actores y actrices de mi vida y entre más se deshacen en la trampa de la nostalgia, incrementan la importancia de su papel. Como una bola de billar con una trayectoria definida por el palo, pero que al tocar la banda de la mesa y rozar la bola roja, su rumbo cambia para siempre. Esa bola, esa banda, sin ser los protagonistas, tuvieron el poder de cambiar el curso final de una historia, de mi historia.

Este es un pequeño homenaje para esas personas:

– los que no conozco personalmente pero que están al otro lado de la línea

– los que veo todos los días pero no sé como se llaman

– los que sé que nunca volveré a ver pero ocupan pixeles de mis sueños

– los que me salvaron sin quererlo y los que me hundieron sin notarlo

– los que creyeron en mí cuando ni yo misma lo hacía

– los que no creyeron y tuvieron razón

Podría citar muchísimos más pero no me alcanzan ni el papel ni la memoria para hacerlo.

De alguna forma, este bloguero fue también un actor secundario de mi vida, pues me hizo navegar por el mundo de los blogs. Y en ese viaje he descubierto personas comunes que a través de sus tímidas publicaciones se convierten en fascinantes escritores, fotógrafos, artistas, muchos de ellos sin más pretensiones que dejar su rastro virtual y sin quererlo, una huella en nuestro camino.

Les dejo el link al blog que hizo que pensara en estas cosas: http://www.vive.in/blogs/bogota/un_articulo.php?id_blog=4303823&id_recurso=450020600

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO