Necesitamos más “Fracasos” como el #DiaSinTaxi

19 de marzo del 2015

El 17 de marzo de 2015, será recordado en nuestro país como el primer Día Sin Taxi. Una iniciativa que nació en donde nacen las revoluciones ciudadanas en nuestra actualidad: en las redes sociales. El sentimiento ciudadano de insatisfacción frente al servicio que ofrecen algunos  miembros del gremio taxista, fue la materia prima fundamental para […]

El 17 de marzo de 2015, será recordado en nuestro país como el primer Día Sin Taxi. Una iniciativa que nació en donde nacen las revoluciones ciudadanas en nuestra actualidad: en las redes sociales. El sentimiento ciudadano de insatisfacción frente al servicio que ofrecen algunos  miembros del gremio taxista, fue la materia prima fundamental para construir un debate que prontamente fue difundido por ciudadanos, medios y hasta los mismos prestadores del servicio.

Este movimiento ciudadano en el que coincidimos varias personas, que sin proponérnoslo estábamos hablando del mismo tema a través de medios virtuales como blogs y redes.  Nace en uno de los momentos en el que gremio taxista, ha tenido que enfrentar la competencia de otras opciones de transporte, que aun sin ser avaladas por las autoridades competentes, han logrado restarle clientes.

El gran reto del @DiaSinTaxi estaba – como toda revolución nacida en redes sociales- en pasar de la euforia inicial de los “Likes” y “Retweets”, a la práctica en las calles de todas las ciudades de nuestro país. Esta jornada que algunos sin haber terminado la misma, ya habían clasificado como fracaso, logró algo que sin duda fue el mayor éxito de todos: lograr dar un debate respetuoso.  Sin confrontación, sin  violencia.  Logró poner en boca de todos, por varios días, la necesidad de lograr que la ciudadanía disfrute un servicio de excelencia y que los prestadores del servicio (taxistas) obtengan mejores condiciones laborales, para prestar el servicio adecuadamente.

¿Entonces porque hablar de fracaso? Tal vez porque el afán que tenemos los(as) ciudadanos(as) de tener pronta solución en temas que afectan nuestra calidad de vida, no nos permite derrotar la concepción cortoplacista de obtener soluciones mágicas. Con un guiño o una varita. Temas de cultura ciudadana que involucran varios actores, costumbres que llevan varias décadas y situaciones que tienen raíces complejas, no permiten que las transformaciones se vean con el simple cambio del calendario de un día a otro.  Por eso, los taxis no se vieron vacios. Pero la cantidad de ciudadanos que acogió la medida es indeterminable.

El fracaso si estuvo en no haber escuchado una sola posición al respecto del Ministerio de Transporte, ni de los grandes empresarios- dueños de los taxis. Entonces la campaña término contraponiendo, la posición de dos grupos de ciudadanos de a pie: los que usamos el servicio y los que están sentados doce o más horas manejando para transportarnos.  Sin embargo, estos dos grupos de ciudadanos terminamos coincidiendo en la necesidad de mejorar el servicio en términos de cobros justos, amabilidad en el trato y no poner restricciones en el servicio. También así de lograr para los taxistas programas de capacitación, salud ocupacional y bienestar social.

Colombia necesita más “fracasos” como el @diasintaxi. Un día en el que dos grupos de ciudadanos de a pie expusimos nuestras posiciones respetando la diferencia, dignidad y condición de vulnerabilidad del otro.  El día de la revolución por un mejor servicio público de taxis en Colombia.

@ricardosavo

@diasintaxi

www.amorporbogota.co

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO