No, esto no es Disneylandia

25 de febrero del 2015

Las palabras de bienvenida de Colciencias son una oda a la mediocridad

No hacia falta que la señora Lucy Gabriela Delgado directora del programa ¨Es tiempo de volver” de Colciencias, les recordara a los 140 científicos colombianos que decidieron creer y regresar a tratar de hacer ciencia en Colombia, y de paso al resto del país, que no, que nuestro país definitivamente no es disneylandia. No hacia falta, porque no solo esos 140 admirables compatriotas que decidieron jugársela por el país, sino otros cientos que andan por el mundo tratando de alcanzar ese sueño tan esquivo en Colombia de ser un científico de élite, saben que se fueron precisamente porque nuestro país no es el lugar en donde muchos de esos sueños se puedan llegar a hacer realidad fácilmente, y muy por el contrario, ofrece mas bien pocas oportunidades de llegar a realizarlos.

Son miles los colombianos con estudios especializados que a base de trabajo, disciplina y talento se han ganado un lugar en sociedades que acogen y valoran su esfuerzo. Puedo dar fe de la cantidad de ingenieros, geólogos, geofísicos, espcialistas en biotecnoloía, y médicos que trabajan en ciudades como Houston o Boston, por ejemplo, la mayoría con estudios de postgrado y no pocos con títulos doctorales. Lo triste de este asunto, es que la mayoría de ellos se beneficiaron del esfuerzo y la inversión que hizo Colombia para educarlos hasta concederles el título de pregrado. Lamentablemente, el gobierno, la industria, y en menor medida la academia en nuestro país, no han sabido aprovechar este recurso humano, del que sí se beneficia la industria y los grupos de investigación de los países en donde viven, ofreciéndoles perspectivas serias de crecimiento profesional y familiar.

El plan de desarrollo que anuncia el gobierno, incluye para la ciencia el mismo 0.6% del producto interno bruto, que comparado con Chile y Argentina – 2.0% – por ejemplo, nos pone en desventaja comparativa, prolongando la perdida neta de científicos que irán a donde haya mas recursos, pues ciencia no se hace solo con amor a la patria, sino con recursos y masa critica. Así mismo, mientras sigamos pensando que la universidades de élite sean las que ponen mas presidentes y ministros, y no aquellas que desarrollan ciencia y tecnología, seguiremos condenados a exportar materias primas, sin ser capaces de generar valor agregado en nuestros productos. Si no creen que esto es verdad, traten de responder ¿porque no fue un colombiano, sino alguien de un país donde no se produce el café, el que se inventó el modelo de negocios de Starbucks, y aquí tuvimos que esperar 30 años para copiarlo con los cafés Juan Valdez?

Por eso las palabras de bienvenida de esta señora no solo son de una falta de seriedad y una estupidez descomunal, sino de un irrespeto tal, que prueba irrefutablemente que nuestra sociedad no está preparada para dar el gran salto en ciencia y tecnología que cualquier país con aspiraciones serias de llegar al desarrollo necesita, porque si esto es lo que dice la jefe de investigación de Colciencias, con un destacado perfil académico, y que nunca debió salir de su laboratorio, es mejor no imaginarnos lo que podemos esperar del resto del país.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO