Entre el Si y el No, la cuestión es de respeto

Entre el Si y el No, la cuestión es de respeto

26 de agosto del 2016

Entre el Si y el No, la cuestión es de respeto. Y es porque ni quienes estamos a favor del Si somo unos “superiores morales” o “salvadores”, ni la contraparte del No, son unos “traidores” o “brutos”.

Inicio este blog precisamente de esta manera porque quienes estamos a favor del Si estamos haciendo todo lo contrario a lo que nuestro voto apunta y representa.

Estamos generando estereotipos e imaginarios del otro tan negativos, como ese estereotipo de “guerrillero” con el cual se ha legitimado el asesinato de sindicalistas, estudiantes y reclamantes de tierras. Optar por el Si no es solo una cuestión del voto, es empezar desde nuestras acciones a promover una cultura y un actuar de paz, y eso implica respetar al otro así este sea “enemigo de la paz” o simplemente entienda por paz algo distinto a nosotros.

La invitación por medio de estas cortas palabras es a promover el debate de las ideas, el reconocimiento del otro y el respeto, sea Si o no su respuesta en el plebiscito del próximo 2 de octubre.

Lo importante es tener claro la razón por la cual votar, un motivo que debe ser basado en el conocimiento e interpretación de los acuerdos, desde su sentir y pensar o por el motivo que sea, y eso merece respeto.

Suena difícil imaginar que alguien optaría por rechazar una oportunidad tan tentadora de ir por el camino de la paz, pero hacemos más daño a la paz si nuestra lógica de acción va determinada desde el creer que el otro es mi enemigo.

Finalmente, y por más repetitivo que suene, sea cual sea su respuesta. Lo único importante de esto es que sea coherente con lo que usted piensa, siente o vive. Sin embargo, ojala que esa creencia esté, apoyada por un conocimiento profundo y real de los acuerdos y de la realidad de su país.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.