No sea tan Opus Dei

23 de febrero del 2015

Recientemente el país conoció la decisión de la Corte Constitucional donde limitó la posibilidad de convertir a Colombia en uno de los países que permite que parejas del mismo sexo puedan adoptar. Previo a que esta decisión se conociera se presentaron muchas posiciones en torno al posible SÍ, que ya lo han dado 19 países […]

Recientemente el país conoció la decisión de la Corte Constitucional donde limitó la posibilidad de convertir a Colombia en uno de los países que permite que parejas del mismo sexo puedan adoptar. Previo a que esta decisión se conociera se presentaron muchas posiciones en torno al posible SÍ, que ya lo han dado 19 países del mundo como Canadá, EE. UU, Holanda, España, Bélgica, Noruega, Finlandia, Argentina y Uruguay, por nombrar algunos.

Sin embargo, la lectura y análisis que más me costó “digerir” fue la de la Universidad de la Sabana, claustro que manifestó por medio de su facultad de medicina que ‘la homosexualidad es una enfermedad’. Pese a los intentos de su director, Obdulio Velásquez por salir bien librados del asunto o lo menos peor posible y de sus diversas alocuciones donde desvirtuó por completo el concepto entregado, a mí y a muchos nos “caló” este tipo de análisis.

Y no positivamente, por el contrario yo y muchos ciudadanos de a pie nos oponemos a este tipo de graves y erróneos “dictámenes”. Pero también, universidades de nombre y reconocidas como la Universidad Libre, la Universidad de Medellín y del Norte de Barranquilla.

Esto demuestra que sí queremos hacer transformaciones sociales reales, va a seguir siendo durísima la cuestión. Pues no es solamente creer que la derecha está representada por el poder político que ostentan varios dirigentes, sino que detrás de ellos están los más recalcitrantes sectores de la iglesia, el Opus Dei.

Yo quisiera saber si para poder ingresar a la Universidad de la Sabana – y no es que me interese- le hacen a uno algún tipo de examen médico, psicológico o psiquiátrico para al descubrir que uno es gay o lesbiana le prohíban la entrada. Bueno me pregunto entonces, si hacen algún análisis para que sus estudiantes vengan de hogares “normales”. Y si a mí me crio mi mamá y mi abuela por que di con un papá que me abandonó o al revés, ¿me van a negar la entrada? O si mis padres son casados por la santísima iglesia pero mi papá le pega a mi madre, le pone el cuerno, ¡ah! Y se me olvidaba, además abusa sexualmente de mí, ¿ahí si me dejan ingresar a esa universidad? O si mi papá es un gran hacendado, tiene mucho dinero, es muy muy religioso pero lleva a cuestas muchas personas que ha mandado a matar por aquello de que es “el patrón”, ¿podría entrar sin problemas porque tengo papá y mamá “normales”?. En fin, así podría seguir describiendo cientos de situaciones que pasan a diario en hogares “normales” ante la iglesia.

Entonces es hora que la gente deje de escudarse en la iglesia, institución que ha sido “encontrada” en muchos casos “con las manos en la pederastia y los abusos”. Deberían abrir sus ojos y dejar de pensar en lo que hacen las parejas gais, lesbianas, bisexuales en sus camas. Y pensar más en los niños y niñas que duran años sin poder ser adoptados.

@AnaRizoD

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO