NOMBRES PARADOJICOS

10 de agosto del 2011

“Qué hay en un nombre”: Así bautizó el periodista  antioqueño Antonio Panesso Robledo a las coletillas de sus columnas donde hace muchos años mostraba las extrañas, curiosas o paradójicas coincidencias que se daban entre el nombre de un personaje publico y los hechos o circunstancias que lo rodeaban.  Por ejemplo:  -En 1997  el actual gobernador […]

“Qué hay en un nombre”: Así bautizó el periodista  antioqueño Antonio Panesso Robledo a las coletillas de sus columnas donde hace muchos años mostraba las extrañas, curiosas o paradójicas coincidencias que se daban entre el nombre de un personaje publico y los hechos o circunstancias que lo rodeaban.

 Por ejemplo:

 -En 1997  el actual gobernador del Atlántico se desempeñó como ministro del Medio Ambiente. Su nombre: Eduardo Verano De la Rosa.  ¿Habría el país neutralizado el fuerte invierno que nos azotó en meses pasados nombrando ministro a un señor con un nombre como ese?

 -En 1995 el actual ministro de Justicia (cuya cartera está en proceso de estructuración) fue nombrado por el entonces presidente Ernesto Samper como ministro de Defensa.  El nombre del ministro: Juan Carlos Esguerra.  ¿Se asustaron las Farc con esta táctica gubernamental?  Sí, claro. Alfonso Cano la vio fea y desde ese entonces se escondió con su pistola en el Cañón de las Hermosas, en el sur del Tolima.

Actualmente el Ejercito Nacional, a través de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, adelanta  en la zona del Cañón de las Hermosas una operación para neutralizar a Cano y su gente. El nombre del general que comanda dicha fuerza: Javier Flórez. ¿Podrá Flórez poner a “chupar gladiolo” a Cano, como lo hizo con el “Mono Jojoy”?  Omega es la última letra del alfabeto griego. ¿Será esta la última operación contra Cano? ¿Irá Cano a la cana?

 -El 1 de diciembre de 2010 la Corte Suprema de Justicia nombró como Fiscal General de la Nación a Viviane Morales Hoyos. En un país con tanta inmoralidad como Colombia, que la Fiscal se apellide Morales es buen indicio. Al paso que vamos, podríamos rebautizarla como Vivianne Etica Morales. ¿Será que Morales Hoyos nos saca del hueco en que estamos?

 -El 9 de agosto de 2011, ante un juez de Paloquemado la Fiscalía presentó el preacuerdo mediante el cual el exdirector Jurídico del IDU aceptó su responsabilidad en el “carrusel” de la contratación de Bogotá. Será el primer condenado por este escándalo. El nombre del culpable: Inocencio Meléndez Julio.

 Si el preacuerdo con la Fiscalía se hubiera hecho el mes pasado, este cuento sería más paradójico. Sin embargo, quien con los dineros de los bogotanos hace su “agosto”, en agosto cae. Ante el juez de Paloquemado, el afrodescendiente Meléndez, quedó quemado… Siete años y medio estará detrás de las rejas

 Pero hay algo más: en diciembre de 2009, en los salones del Metropolitan Club de Bogotá, se efectuó el lanzamiento de un libro de Inocencio Meléndez.  

 Al acto asistieron cerca de 300 personas. El Tiempo.com informó que entre los asistentes se encontraban cuatro magistrados del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, un magistrado y tres ex magistrados del Consejo de Estado, un ex magistrado de la Corte Constitucional, el Contralor de Bogotá de ese entonces y un ex secretario del Gobierno de la capital (después de leer tanto ex queda uno ex tenuado. Por cierto, yo que soy ex esposo de mi ex mujer, no pude ir al acto porque no me invitaron)

El ex Fiscal de la Nación y ex Procurador Alfonso Gómez Méndez y el ex presidente de la Corte Constitucional Eduardo Cifuentes, tuvieron a su cargo la presentación del libro de Inocencio.

 Nombre de la obra: “Régimen Patrimonial de los Contratos Estatales y de los Riesgos en el Derecho Contractual Colombiano”. Una pregunta: ¿Contempló Inocencio los riesgos penales que se corren al hacer de los contratos estatales  un “carrusel”?  La respuesta: ¡No!

 Moraleja: como bien lo dice monseñor Ordóñez, “El hábito no hace al  monje; el libro, tampoco”.

 -A Antonio Panesso Robledo, periodista de la derecha recalcitrante y creador de “Qué hay en un nombre”, alguna vez le dí de su propia medicina: le hice una caricatura en donde expresaba que sus columnas para muchos colombianos eran como el  PAN diario; pero a otros, sus escritos nos  sabían a pura gasolina de la ESSO. Panesso no se inmutó, siguió firme como un ROBLE-do.

 -Y todo este cuento de “Qué hay en un nombre” se me viene a la cabeza por algo extraño que me enteré el domingo pasado cuando visité el zoológico.  Supe que dos de los animales allí confinados se matricularon en la facultad de bacteriología  para hacer a distancia una especialización  en coprología.

 El nombre de los dos animales:  la caca-túa y el hi-popó-tamo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO