Nuevos profetas

20 de mayo del 2013

Ay Ciorán, qué maravilla cuando dijiste: “En el fondo de todo hombre dormita un profeta y cuando se despierta hay un poco más de mal en el mundo”. Esta vez con toda consciencia no haré corrección feminista de la palabra  “hombre” por “personas”. En los últimos años hemos visto cómo se sofistican los discursos y performancias de […]

Ay Ciorán, qué maravilla cuando dijiste: “En el fondo de todo hombre dormita un profeta y cuando se despierta hay un poco más de mal en el mundo”. Esta vez con toda consciencia no haré corrección feminista de la palabra  “hombre” por “personas”. En los últimos años hemos visto cómo se sofistican los discursos y performancias de los predicadores tradicionales, pero también hemos visto el despertar de profetas dormidos. Esta es una diatriba contra un nuevo tipo de profeta, el del vegetarianismo, un  ser investido de verdad, luz, caminos, pero sobre todo deseo de evangelizar. Pienso en una mujer reconocida desde tiempos inmemoriales en los certámenes de belleza: Madre Teresa. Cuando le preguntaban cuál era su doctrina ella respondía: Yo no vine a evangelizar a nadie, vine a acompañar a los que sufren, para que tengan una muerte digna. Vegetariano, aprende de Madre Teresa (no de Madre Laura porque ella sí iba a enseñar a los indígenas de Dabeiba), no me conviertas, no me evangelices. Uno se salva lo mejor que puede del pariente fanático, del vendedor de Herbalife, del compañero de universidad pachamámico y tín, llega un vegetariano, justo cuando uno está a punto de pegarle el primer bocado a la hamburguesa doble carne, no, no hay derecho. Amigo profeta-vegetariano, te respetamos, somos laicos, este es es un país con constitución del 91, no te negaría el derecho al matrimonio igualitario, pero déjame sana. Si eres del combo que encarna este nuevo espíritu evangelizador, aprovecho mi columna para invitarte a predicar con el silencio que sólo los vegetales y las plantas conocen.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO