Ochenta y Cinco Minutos

21 de junio del 2011

Son ochenta y cinco minutos de respiración contenida. Ochenta y cinco minutos de duelo colectivo. Ochenta y cinco minutos en los que Juan José Lozano y Hollman Morris han creado una pieza audiovisual que se encarga de meterse en la carne y en la conciencia para señalarnos que Colombia es, por cuenta de la guerra que vive, un inmenso cementerio en el cual los sepultureros sólo esperan la hora de su muerte para engrosar esas interminables listas en poder de las autoridades y de los verdugos.

Después de darle la vuelta al mundo y de lograr un éxito arrollador en festivales como el Human Rights Watch Film Festival o el Latin American Film Festival de Utrecht, Impunity llegó por fin a Colombia y se proyectó el día de ayer en el Teatro México de la ciudad de Bogotá, gracias al apoyo de la Universidad Central y de la Revista Shock. En un acto sobrio y marcado por la expectativa se pudo apreciar por fin este documental que da cuenta de la situación de impunidad presentada en el marco de la denominada Ley de Justicia y Paz o Ley 975 de 2005.

Masacres, testimonios, opiniones de diversos analistas y el dolor y dignidad de las víctimas son los elementos que componen un cuadro que hace urgente una reflexión profunda sobre las condiciones y consecuencias reales del conflicto colombiano. A pesar de lo que muchos detractores puedan decir, las víctimas existen y este largometraje las pone de presente en toda su complejidad.

Mil doscientas sillas fueron insuficientes para las más de tres cuadras de personas que hicieron fila para ver el filme. Fue necesario hacer una segunda función en las horas de la noche para permitir que todos pudieran acceder a una faceta de la verdad oculta de Colombia.

Impunity se erige como una pieza necesaria en la filmografía nacional y en la memoria colectiva de Colombia. Impunity es la forma en que Juan José Lozano y Hollman Morris honran a las víctimas burladas y maltratadas por la indiferencia y la inoperancia de ciertos sectores de la sociedad colombiana. Es la ocasión perfecta para que las lágrimas puedan hacer que la reconciliación y la paz sean una posibilidad cada vez más cercana.

Lisandro Duque, habla sobre Impunity

Juan José Lozano

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO