Oh, júbilo inmortal

8 de enero del 2013

Señor presidente: el vaso no está ni medio lleno ni medio vacío; sencillamente está vacío. Y si está lleno, como a usted le gusta verlo, es de sangre.

“Golpe a los pesimistas: según última encuesta de Win _Gallup Internacional los colombianos somos los más felices de todo el mundo. Qué tal?”. Ahí está otra vez el presidente Santos, a través de Twiter, sirviéndose -como casi todos los políticos de este pobre país, y como si esa fuera una cosa buena- de la dañina metáfora del vaso medio lleno. Ahí está otra vez haciéndonos creer que el hecho de que unos ciudadanos se conformen -y sean felices- con ser uno de los países con mayor índice de desigualdad del planeta es una cosa digna de ser resaltada, una circunstancia envidiable y envidiada por los desgraciados japoneses, por los desventurados noruegos, por los sufridos suizos. (Ellos -los suizos, los noruegos, los japoneses- nunca ven un vaso medio lleno, tal vez porque, por muy avanzada que sea una sociedad, siempre habrá cosas por mejorar… Y el vaso, para ellos, todo el tiempo estará medio vacío; así sólo le falte un dedo).

Al tipo -a Santos- le importa un reverendo pito que año tras año, comienzo de año tras comienzo de año, las noticias sean inquietantemente repetitivas; como si estuviéramos condenados. Desde la misma noticia estúpida que da cuenta de nuestra posición privilegiada en el felizómetro del mundo, hasta los rutinarios aludes de tierra que sepultan caravanas enteras de viajeros, sin que a nadie le importen las pésimas condiciones que tienen han tenido y tendrán las lamentables vías nacionales. O la consabida bala perdida que mata a una niñita (es otra condena, otra maldición: siempre son niñitas las muertas), y el hecho de que tampoco a nadie le importe que sigamos inaugurando cualquier celebración con tiros al aire (o cerrándola con tiros directamente al cuerpo). O la habitual masacre de añonuevo -de campesinos, de mafiosos, de sicarios: no importa-; o el cotidiano funcionario que saquea el erario público y es sorprendido, pero resulta que mi hoja de vida es transparente, que el país me conoce, que el país sabe quién soy yo, etc…

No digo que necesariamente haya que ser rico para ser feliz. Ni que una persona o un país no puedan elegir libremente qué es lo que quieren hacer de su futuro sin que alguien le esté confeccionando una hoja de ruta vital. Lo que no parece muy sano es que ese futuro se relacione con crímenes, asesinatos, robos y violaciones a los derechos humanos. No se puede ver con buenos ojos el hecho de que alguien decida, para ser feliz, convertirse en asesino en serie; o en ladrón. Y eso es lo que parece que hace Colombia.

El desastre social, los fracasos deportivos -somos tan conformistas que ni siquiera son los triunfos deportivos, como en otras partes, los que nos distraen, sino los familiares segundos lugares; pero incluso el puesto de segundones nos es esquivo-, el fiasco académico, son frustraciones adicionales al caos de orden público que padecemos; y todo eso debe compensarse con el endiosamiento de cualquier perico de los palotes que gane cualquier cosa y tenga una efímera relación con el país (un tío político colombiano, digamos). Y si todo lo anterior falla, entonces viene la encuesta -cualquiera- que dice que somos los más felices del mundo (eso fue esta vez; hasta el año pasado los bombos eran por ser los segundos más felices).

Me dirán que es loable que un país -un pueblo, una civilización- sepa verle el lado bueno a las cosas. Y sí: pienso, por ejemplo, en los sufrimientos del pueblo judío. Y aunque ignoro si hoy, a pesar de todo, son tan felices como nosotros, también pienso que las más de las veces ese sufrimiento les fue infligido por un agente externo. Y en todo caso la última vez fue hace más de medio siglo, por lo que los judíos actuales, en su mayoría, no lo vivieron. Con todo, y teniendo en cuenta que esas heridas muchas veces se transmiten, a través del trato interpersonal, de generación en generación, creo que si fueran un pueblo feliz nos consolarían, con su ejemplo, al resto de la humanidad.

Pero, en el caso de Colombia, no entiendo a cuenta de qué tendríamos que estar felices nosotros, que nos estamos matando los unos a los otros en una guerra fratricida que ya cumple doscientos años, y que es la única realidad para muchos desde el mismísimo día de su nacimiento. Estar felices de algo así es de dementes, de psicópatas. O de imbéciles. Este país ha sido -simultáneamente al más feliz- el más violento del mundo, con cifras de violencia mayores que los de cualquier país en guerra, con corrupción galopante, con mafias de narcotráfico y de las otras -todas las otras-, con insurgencia armada para escoger, con ejércitos paramilitares, con tenebrosos aparatos de seguridad estatales, casi más peligrosos que los mismos delincuentes, con secuestros y torturas, con bandas criminales, con carros-bomba, con una clase política vergonzosa y criminal, con una clase empresarial criminal y vergonzosa, con traquetos, con embutidos de silicona ambulantes, con los amantes de esos embutidos de silicona dispuestos a pegarte un tiro por el mero hecho de respirar su mismo aire…

No sé de qué diablos nos reímos; qué es lo que nos produce ese júbilo inmortal. Ni Aldous Huxley, en sus mayores delirios de invención literaria, imaginó un lugar en el mundo que necesitara tan poco para ser feliz e insensible. Su gran novela pierde fuerza cuando se conoce a Colombia, pero es tan absurdo lo que aquí sucede que él nunca fue capaz de imaginarlo… Señor presidente: el vaso no está ni medio lleno ni medio vacío; sencillamente está vacío. Y si está lleno, como a usted le gusta verlo, es de sangre; ¿De qué podemos estar felices, señor presidente? Tal vez de ser los privilegiados sobrevivientes de esta matanza eterna.

Del simple y al mismo tiempo inverosímil hecho de estar vivos todavía.

@samrosacruz

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO