El dopaje es de los medios, no de Óscar Figueroa

El dopaje es de los medios, no de Óscar Figueroa

3 de Octubre del 2016

Hoy me sorprendí al ver que Óscar Figueroa, medallista de oro colombiano en los juegos de Río 2016, está el ojo de la opinión pública por cuenta de una publicación de un grupo de hackers rusos, Fancy Bear, los mismos que dieron a conocer los correos secretos de Hillary Clinton.

Lea también: En defensa de Daniel Torres y su identidad religiosa

Recorriendo las redes sociales me encontré con el siguiente titular: “Medallista de oro Óscar Figueroa, sospechoso en caso de dopaje”. Ante esto, un breve rastreo de medios confirmaba la noticia: “Hackers rusos señalan al pesista Óscar Figueroa de haberse dopado”. ¿Cómo pudo ser esto? ¿Uno de los deportistas más admirados en el país fue capaz de doparse?

No señores. En ningún momento los de Fancy Bears’ demuestran que Óscar se dopó. Se trata de titulares inflados de los hackers y los medios, que incluso se pueden considerar malintencionados; su único objetivo es atraer a miles de lectores, quienes se creen el cuento tan solo con leer el título. Sin duda un acto irresponsable que afectará la imagen del pesista.

Además: Óscar Figueroa: “Mi medalla es limpia, son patadas de ahogado”

Lo que en verdad dicen los informes revelados es que efectivamente el colombiano consumió Dexametasona, un medicamento prohibido por la Agencia Mundial Antidopaje, pero lo hizo con autorización de los organismos competentes. Además, lo hizo en enero de este año, siete meses antes de los Juegos Olímpicos, y mientras se recuperaba de una operación por una hernia discal. Esto se ve claramente en el documento publicado por los hackers.

También le puede interesar: “El clic es una de las amenazas del periodismo”

Fancy Bears es un grupo de Hackers famoso, entre otras cosas, por ser fundamentales para las investigaciones antidoping en las últimas justas. En total son seis listas dadas a conocer, y en la última aparece el pesista antioqueño. Entre los deportistas que aparecen allí están las hermanas Williams, Rafael Nadal y la gimnasta Simone Biles, quien logró cinco oros en Río.

Entre los documentos, Biles aparece como positivo en tres pruebas antidoping mientras competía en Brasil. Sin embargo, la mayoría de los archivos de otros deportistas publicados, entre ellos Figueroa, las Williams y Nadal, son autorizaciones, mas no resultados positivos al test. Incluso, casi todos datan de fechas lejanas a Río 2016.

Pero muy pocos medios comentan esto. Al contrario, tan solo vieron el nombre del colombiano en la lista, y de inmediato cuestionaron la limpieza del triunfo de Figueroa.

Oscar Figueroa

Tanta fue la presión provocada por el afán de generar más clics en una nota, que el mismo pugilista tuvo que salir a desmentir los rumores: “La Dexametasona no es una sustancia de dopaje sino de control. Hay un documento antes del 12 de enero firmado por mis médicos y hacen la previa autorización con el Comité Olímpico Internacional y la Federación Internacional de Halterofilia para poder llegar a Río luego de los dolores que tuve en mi espalda. Efectivamente se me da la autorización”, dijo en Caracol Radio.

Óscar Figueroa, víctima del amarillismo

“Espero que no nos vayamos a pegar del amarillismo como hacen algunos medios aquí en Colombia. Es un oro limpio”, añadió el deportista.

La publicación de esta información da pié para discutir el trabajo de los medios de comunicación en la era de la Internet. Juan Cruz, director adjunto del diario El País de España, considera que está en contra “del periodismo que muchas veces se hace hoy en día, porque esa inmediatez que se pide, solo debe tener lo básico de la información, pero una vez que se da, hay que esperar a confirmar todo lo que pase, para no quedarse con lo primero que se saca”.

Durante el Festival de Periodismo Gabriel García Márquez que se celebró en Medellín, el periodista español indicó: “Lo que vale de un medio es el rigor, la solvencia y la sensatez con la que se trabaje. Un medio no vale cuando se hace de cualquier forma y a cualquier costo”

Ningún dopaje. Tal vez sí son acusaciones que carecen de fundamento. El documento lo dice de manera clara. Lo que también es claro es la irresponsabilidad de muchos que manejan la información, algo que no se da solo en deportes, sino en todas las fuentes.

¿Alguno se ha preguntado por qué le creen cada vez menos a los medios? Fácil: toda credibilidad se pierde en el momento en que se miente o se infla la verdad, y empeora cuando se difama a alguien como Óscar, un hombre que luchó hasta el final por colgarse el oro en el cuello.

Afortunadamente Internet nos permite tener acceso a todos estos documentos, así que si desea consultarlos y verificar que Figueroa no se dopó, haga clic aquí.

Por: @DMateoChacon

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.