Para equilibrar los medios

10 de marzo del 2015

Los medios de comunicación necesitan ampliar la extensión y profundidad de su material y sus resultados.

Se dice como verdad sin controversia que  los medios de comunicación constituyen el cuarto poder. La expresión, atribuida a Burke en las proximidades de la revolución francesa,  se refería a la  influencia que la prensa venía demostrando en el ámbito de las decisiones con consecuencias colectivas.

Colombia no ha sido ajena a esa tendencia y la importancia de los medios de comunicación se ha reconocido tanto que el conjunto periodismo – política – poder económico es para muchos una amalgama donde no se observan los límites de sus elementos.

En realidad esta relación se puede postular como un fenómeno mundial, no obstante, presenta aspectos que merecen atención en nuestro país, por efecto de una compleja frontera entre el ejercicio de informar y el de opinar. Sobre el primer concepto se sostiene que consiste en mostrar, poner en conocimiento de la audiencia, hechos que tienen que ver con la existencia de la sociedad. Del segundo se dice que consiste en “Discurrir sobre las razones, probabilidades o conjeturas referentes a la verdad o certeza de algo” (RAE).

Lo que va de informar a opinar no son los hechos sino la manera como se muestran; informando se busca describir sin acudir a perspectivas particulares, opinando se hace referencia a ellos agregando pareceres. Ninguno de los dos conceptos debería considerarse inválido, los periodistas son seres humanos con ideas, con convicciones, es razonable que ellas influyan en la labor de informar. Lo que se requiere es equilibrio: que busquen la información en el contexto, recoger mucha, así lo descubierto no confirme sus opiniones o vaya en contravía de ellas, o lleve a revelar lo relativo de ellas.

No es equilibrio la retahíla de María Isabel Rueda contra el alcalde Petro, porque hay hechos que merecen ser reconocidos; la disminución de los homicidios, el tratamiento a drogadictos desde la perspectiva clínica, el aumento del presupuesto para la educación, las iniciativas en favor del buen trato a los animales o la protección a la población LGBTI.

No es equilibrio la cobertura masiva a los ataques del expresidente Uribe al proceso de paz, hay otros sectores de la sociedad que tienen una posición diferente a la de Uribe o la de Santos.

No es equilibrio mostrar a un hombre ebrio agrediendo policías por sus conexiones sociales, a diario millones de colombianos se levantan a luchar contra condiciones precarias de vida sin más que trabajo honesto y constancia.

No es equilibrio mostrar 10 o 15 minutos de noticias de farándula teniendo connacionales que se destacan desde el arte, la academia, la industria, el deporte, la poesía, la literatura, etc. Colombia no es perfecta, pero es más que aquel desfile de bagatelas.

Los medios de comunicación deben intentar asumir su labor aun cuando difícil; contribuir a incrementar, a aumentar, tanto la disposición de información sobre aquello que cubran, así como aquello que cubren. Sus noticias y opiniones deberían acudir a la suficiente información y reflexión que les permita ser más que aquella preponderante perorata monótona y fútil que es hoy en día.

@eduardoprada333

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO