Paren la fiesta que la cosa esta jodida con los gringos

16 de junio del 2011

Por Yeferson Asprilla

El Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos sigue preso de la disputa partidista entre Demócratas y Republicanos. Cuando se creía que después de la reunión entre Obama y Santos había quedado despejado el camino para la aprobación del TLC, han llegado nuevos obstáculos y resulta que no basta con un plan de protección a trabajadores del lado colombiano.

Los poderosos sindicatos, a los que Obama debe mucho de su victoria electoral y que son enemigos acérrimos de los Tratados de Libre Comercio, le han pedido a  Obama que antes de avanzar en los tratados con Colombia, Panamá y Corea del Sur exija al Congreso la renovación de un programa de ayuda y asistencia para trabajadores que resulten afectados por los tratados comerciales. El mandatario estadunidense ha hecho lo propio pero los Republicanos se oponen a la aprobación de este programa porque según ellos es muy costoso en tiempos de recuperación económica.

Ante esta exigencia de Obama, los Republicanos salieron con otra carta, dicen ahora que si el gobierno no introduce los tratados para aprobación, van a bloquear la nominación para nuevo secretario de comercio de la administración Obama y poner freno así a su agenda de comercio exterior.

Así es la disputa, en medio de la cual se encuentra el TLC de Colombia con Estados Unidos y que según el panorama no se va resolver muy fácil. En plena campaña en la que ha entrado Obama en búsqueda de la reelección, no va a entrar en grandes disputas con los sindicatos que son un gran fortín electoral en los Estados Unidos. De hecho, parece que ya tienen una ficha clave en la campaña por la reelección. Katherine Archuleta  quien al parecer sería nombrada por Obama como directora política de su campaña, es del corazón de los sindicatos y se desempeñaba como jefe de gabinete del Departamento de Labores, que está en cabeza de Hilda Solís una mujer de origen latino y de las entrañas de los sindicatos. Con Archuleta la Casa Blanca mataría dos pájaros con un solo tiro, pues es una profesional  de ascendencia  latina perfecta para acercar el voto hispano y además es cercana a los sindicatos.

Entonces,  así Obama y Hillary le digan a los funcionarios colombianos que están comprometidos en sacar lo antes posible el TLC, la realidad de la política americana es otra y las opciones por lo menos para este año son muy pocas.

Por eso quienes estaban haciendo fiesta y hablaban de pronta  aprobación del TLC, les va tocar parar la fiesta por ahora porque la cosa esta  jodida con los gringos. Si el TLC no sale en agosto de este  ano difícilmente podría ser aprobado el próximo en pleno año electoral.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO