Halloween: la noche en la que Michael regresó a casa

30 de octubre del 2019

Por: Carlos Yaya.

Halloween: la noche en la que Michael regresó a casa

flickr

La película “Halloween” es el resultado de una idea barata y sencilla de ejecutar, que terminó dando increíbles resultados y siendo una influencia importante para el cine independiente gringo y el género de terror. Inicialmente ideada como “El asesino de niñeras”, el filme trata sobre un niño de seis años que asesina a su hermana mayor y quien luego de quince años de estar hospitalizado escapa a su ciudad natal el día de Halloween.

Durante los años que pasó junto a Michael Myers, este misterioso fratricida, el psiquiatra Samuel Loomis intentó desesperadamente entender la mente de su paciente; no obstante, entendió que detrás de esos ojos muertos solo podía existir una cosa: el Mal. Siguiendo su rastro después de su escape, Loomis es consciente del peligro que enfrenta el pequeño pueblo de Haddonfield.

Escondido en alguna parte de la ciudad yace una criatura sin aparentes motivaciones o barreras morales y que, aún siendo así, es un hombre metódico e inteligente.

Haddonfield es un pueblo tranquilo y desierto, donde al parecer todos los asuntos de sus ciudadanos suceden dentro de sus hogares. Durante toda esta noche no se observa ningún padre o madre dentro de la casa, solo niños viendo películas de terror y adolescentes aprovechando el momento para tener sexo. Es entonces cuando la “sombra” empieza a acosarles de lejos… invisible para ellos… siempre omnipresente…

Con una película de terror sencilla y sin mucha sangre que digamos, el director John Carpenter y su co-guionista Debra Hill, serían pioneros de un género de tripas y adolescentes precoces en peligro mortal. Con un presupuesto y un cronograma limitado, este equipo lideró un proyecto que evidencia extraordinarias capacidades por parte del equipo de filmación. Una fantasmagórica dirección de fotografía y un bombástico diseño sonoro configuran una noche inolvidable en la que una amenaza irracional y calculada es liberada. Dicho ambiente jamás ha podido ser replicado por otra franquicia o por alguna de las forzadas secuelas de esta trama.

Durante la primera mitad del filme, Carpenter hace saltar al público de su asiento, sin siquiera exponernos a alguna clase de amenaza física. Michael Myers solo espera, pero no se sabe a qué. Luego, cuando ya la casita está sola y los niños están viendo TV y los jóvenes empiezan a ceder a sus impulsos, la “sombra” siente que sus presas ya están en posición…

Respecto a las razones de Michael Myers, varios autores han intentado interpretarlas tanto desde la violencia hacia la mujer, como a partir de la naturaleza de los suburbios estadounidenses. Unos afirman que este asesino es alguien que repudia el despertar sexual y todo lo inmoral que viene con ello; otros discuten sobre las consecuencias mortales del sexo desde el imaginario setentero.

Una de las teorías más curiosas es aquella sobre responsabilidad. Este argumento indica que este hombre es el resultado del abandono. Como asesinó a su hermana siendo niño porque olvidó cuidar de él, en ese orden de ideas las víctimas de la “sombra” son adolescentes que descuidan a sus hermanitos, que aprovechan la soledad de su casa para beber y que no mueren solo por el hecho de querer tener relaciones, mueren por imprudentes, porque no piensan dos veces, no encienden las luces, no ponen llave a la puerta, y cometen olvidos que ponen en peligro su vida. Aun así, la explicación más apropiada es la más natural y básica…

Michael Myers, la “sombra”, el “Boogeyman”, es aquella idea de mal encarnado y la incertidumbre. Es invencible, impredecible y una fuerza de la naturaleza. No es alguna clase de karma, es la razón por la que tememos a la oscuridad y a lo que está debajo de la cama. Es aquella silueta que parece que vemos a diez calles en una solitaria noche. Es aquel sentimiento extraño que nos lleva a la supervivencia mediante la paranoia. Es este miedo, el que hace que Laurie Strode, interpretada por una joven Jamie Lee Curtis, piense el asunto varias veces. Esta muchacha, a pesar de la sorpresa de ser perseguida de casa en casa por un loco, es más cautelosa y paciente que sus amigos, solo porque acepta su incertidumbre y no se deja llevar por la inmediatez del momento.

“Halloween” es madre de muchos de los clichés del género de terror y no es en ningún momento un cliché por sí sola. Aunque Haddonfield no tiene nada de peligroso y estos jóvenes no tienen nada, la película es una experiencia incómoda pues presenta ambientes naturales y creíbles, les suma una tranquilidad amenazante y luego estalla su construcción en mil pedazos. Teniendo un villano con el que es imposible negociar, “Halloween” se las arregla con una fuerza de la naturaleza que no siente ningún tipo de apego o restricción moral. Michael Myers es la “sombra” que no queremos que nos siga camino a casa.

Posiblemente, un loco no se va a meter en los hogares del público, pero ¡Dios! … “Halloween” tiene la capacidad para hacernos creer que sí.

Carlos J. Yaya
Twitter: @CJ_Yaya
Facebook: https://www.facebook.com/ElCinematografo2016/

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO