Pittsburgh, Estados Unidos: La ciudad de los puentes

Pittsburgh, Estados Unidos: La ciudad de los puentes

9 de mayo del 2017

Foto: Salua Kamerow - Vista panorámica de Pittsburg

Foto: Salua Kamerow – Vista panorámica de Pittsburg

Pittsburgh es una de las ciudades más grandes de los Estados Unidos. Es famosa por su equipo de fútbol americano y por sus casi 450 puentes; y no es para menos, la ciudad es atravesada por tres grandes ríos y la movilización de un lado al otro se hace por medio de ellos. El centro de la ciudad es conocido como el Triángulo Dorado, es también un barrio comercial con una gran diversidad de restaurantes, desde lo más sencillo hasta el más sofisticado.

En una oportunidad conocí al expresidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez. Quienes lo conocen saben que es un intelectual empedernido y aficionado de la cultura general. Es muy ávido rompiendo el hielo, y una de sus estrategias es hacer preguntas indagando sobre la política y cultura de donde uno vive.

Es muy cálido y su carisma único; interrumpió la conversación conmigo y otros en el mismo círculo para tomarse fotos y saludar a todo el que pasara por su lado y se lo solicitara. Se acuerda de todos y es muy ágil recordando sus nombres. Me preguntó si sabía el nombre de la ciudad más cercana donde se estrelló el único avión que no llegó a su objetivo inicial (la Casa Blanca o el Capitolio) el día de los ataques terroristas del 11 de septiembre. “En serio?,” me pregunté mentalmente, con tanto por preguntar de política e historia de Pensilvania me corchó con la pregunta más “fácil”… “Pittsburgh, hijita”, se respondió.

Llegué a mi casa a leer, porque siempre hay algo por aprender: el avión se estrelló en Skanksville, un municipio ubicado al sureste de Pittsburgh, a más o menos una hora en carro, cuenta con 96 casas y está poblado por 250 personas.

Foto: Salua Kamerow - Centro de Pittsburg

Foto: Salua Kamerow – Centro de Pittsburg

Pittsburgh es famoso por sus diversos museos de ciencia y arte. En esta ocasión quiero destacar el museo de Andy Warhol. Él fue la figura principal del arte pop, a él se le atribuye la famosa frase “15 minutos de fama” y sus obras de latas Campbell.

Nació en Pittsburgh, pero sus padres eran eslovacos, lo que le dio un panorama distinto sobre el arte pues su madre era pintora también. En el museo hay una extensa recopilación de sus pinturas y esculturas, aproximadamente mil. Su devoción por el arte vino de su madre, Julia Warhola, de quien también se encuentran pinturas en ese museo.

Dato curioso: Leí en The New York Times que Andy Warhol le tenía pánico a los hospitales. Cuando comenzó con sus problemas en la vesícula, se hacía controles periódicos pero huyó a la cirugía por un buen tiempo.

Sin embargo, en el postoperatorio murió mientras dormía de un paro cardíaco. Por lo común que son las demandas por malpraxis médica en los Estados Unidos, su familia demandó al hospital que lo atendió alegando que Andy no había recibido los cuidados y controles postoperatorios adecuados.

A pesar de que el hospital no reconoció su responsabilidad, el caso fue conciliado por una suma de dinero desconocida. Me pregunto cuanto habrá sido, teniendo en cuenta que murió joven, de 58 años, y como referencia, en vida, una de sus pinturas fue vendida por 100 millones de dólares.

Foto: Shadia Kadavid - Museo Andy Warhol

Foto: Shadia Kadavid – Museo Andy Warhol

Me hospedé en el área del Station Square. A mi paso por la ciudad revisé los mejores restaurantes y las ofertas gastronómicas. Valga la aclaración, cuando digo mejores restaurantes no me refiero al precio; hay restaurantes muy costosos que venden muy mala comida, y restaurantes muy baratos e informales que venden muy buena comida. Yo busco siempre por los recomendados locales y los comentarios entre mis “foodies” conocidos.

En Pittsburgh no fue inusual encontrar comida de mar por doquier, lo que es muy raro, porque tienen su influencia polaca. Además, los asados y la ensalada de col son frecuentes en el menú familiar en esta ciudad. No obstante, pensaría yo que los turistas van en búsqueda de lo típico de Pittsburgh, pero no, ni fue mi experiencia ni la tradición de los locales de la ciudad.

Fui a Altius, un restaurante medio ostentoso ubicado en el último piso de un edificio que, para llegar, lo más fácil es tomar el funicular. La comida no tan espectacular, pero la vista es fastuosa. Joe’s Crab Shack, sin embargo, me gustó mucho. Es un restaurante informal donde venden cangrejo por libra; además tienen camarones «colosal» acompañados por una salsa de chile habanero según la preferencia.

Foto: Salua Kamerow

Foto: Salua Kamerow

Mi estadía fue corta, dos días no son suficientes para recorrer una ciudad y sus monumentos. Pero volveré, Pittsburgh es una ciudad organizada y con una arquitectura interesante.

Así me despido, hoy desde Pittsburgh, mañana desde algún otro lugar.

@donajodona

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.