Póngase la mano en el considere

23 de julio del 2012

Nada será más sabio en este mundo que caer en la cuenta de algo que está destrozando la sociedad y está en sus manos la solución.

Me gustan las historias que dejan algún tipo de enseñanza real ante la vida y tienen esa buena dosis de sabiduría que tanto hace falta en Colombia.

Quisiera expresar algo que sale de lo más profundo de mi ser y de la razón infinita que a veces me invade y me revuelca la cabeza.

¿Qué está haciendo la música y la televisión por este País?

-¡Nos está destrozando! ¡Auxiliooo!

La televisión  está criando a los niños, a esos menores que son una esponja y absorben todo lo que oyen y ven en televisión. Hoy en día los Padres encontraron la mejor forma de distraer a los niños con un simple “Vaya mijo a ver tele que estoy ocupado”.  Ahí es cuando ellos están a tan solo un botón de su desgracia. Desde que amanece ven en las novelas parejas que son infieles, golpes, asesinatos, engaños, putas, gays, hijos rebeldes, la protagonista se acuesta y tiene sexo con todo el elenco, el esposo de la protagonista se acuesta con el mejor amigo de la esposa, el socio roba a su mejor amigo y el crimen si paga…en fin.  Los valores del ser humano que tanto queremos difundir son aplastados por un capítulo de su novela preferida.

Luego de este bombardeo de “buenos ejemplos”, ponen la emisora y sale ese “reguetón” con su letra poco profunda que no hace más que incitar a que un niño de 12 añitos le arrime el pipisito a la niña de 10  y los Papás dichosos y orgullosos de ver como baila de bello el “pelao”.  Estos niños cantan todo el día lo que hoy para mi es uno de las razones del por qué no respetan los hombres a las mujeres. Estos niños repiten en esas letras solo palabras de irrespeto hacia la mujer. Estoy infinítamente seguro que hace 60 años nuestros Abuelos no hubieran permitido que a su hija le arrimaran y restregaran absolutamente nada y mucho menos un aparatito reproductor.

La sociedad no se da cuenta de eso. El cerebro de un niño o un adolescente en formación recibe esos mensajes de esa música que debería tener otro tipo de letra. Ellos observan cómo es de fácil ser infiel y lo común que se ha vuelto en la sociedad gracias a la aceptación misma del tema para luego leer y replicar columnas acerca de la falta de valores de los Colombianos y el poco respeto hacia la mujer.

Señor Padre o Madre de familia, póngase la mano en el considere, por Ud, por sus hijos, por la sociedad y por Colombia, los niños no deben ver esas historias, los niños no deben ser criados por esa “cajita mágica”, la forma de distraer a un niño no es sentarlo a ver novelas. Dediquen un poco más de tiempo a que  tomen un libro, ese gusto por la lectura, por las buenas historias. La imaginación es cada vez menor y más pobre cada día. Un libro los hace soñar, los hace recrear espacios en su mente, los hace crear los personajes, sus atuendos, sus gestos y muchas cosas más.

Expreso con gran preocupación este tema ya que en el fondo, la solución de todos nuestros pesares, está en nuestras manos y comenzar a cambiar estos dos items es un gran aporte a la sociedad y se verá reflejado en un corto, mediano y largo plazo solo si tomamos una decisión acertada.

Sotero.

@tatootero79

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO