¿Por qué vemos la migración como algo malo?

16 de julio del 2018

Por Andrés Boscán.

¿Por qué vemos la migración como algo malo?

Las pirámides de Egipto fueron construidas por extranjeros, el imperio romano se sostuvo en el tiempo a fuerza de mano de obra inmigrante, América es producto de la movilidad de personas, el mundo se pobló de esa manera, sin embargo, eso de que la gente se ande moviendo de un lugar a otro no es bien visto.

La humanidad se concibe con una naturaleza nómada. Los griegos, los persas y los mismos indígenas del nuevo mundo fueron abiertos a esta práctica, respetando la identidad y la cultura de los foráneos, pero ¿por qué vemos la migración como algo malo?

El concepto de migración tomó su definición desde el punto de vista político, económico y cultural. De allí que las personas consideren el tema como un problema y no como un beneficio. Sin embargo, veámoslo desde el punto de vista más primitivo.

Abandonemos la idea de los Estados y enfoquémonos en el núcleo primario de la sociedad: la familia. En todas existe una estructura de poder y de influencia política. De hecho, todo aquel que no cumpla con valores de identidad, naturalidad y creencia social no es bienvenido. De allí que los matrimonios por larga data fuesen arreglados, como una forma de mantener el poder y hacer legal la transacción de una persona a otra familia.

Si continuamos con la idea de la familia nos damos cuenta de la razón porque las personas pueden o no ser bienvenidas a nuestro hogar. Una cosa es que te inviten a casa y otra muy distinta llegar de imprevisto. Sin duda, el factor económico interviene pues se trata de compartir el plato de comida con otra persona, ya podrán imaginarse lo que eso representa a nivel macro.

Básicamente, la migración está mal vista por la connotación que le da la economía, dónde la producción y la ganancia pueden verse mermadas. Sin embargo, la movilidad de personas también representa una reducción de costos de inversión social.

Por ejemplo, Canadá que se ahorra millones de dólares de inversión en educación y salud recibiendo mano de obra calificada que fue educada y cuidada en otro lugar. De hecho, hay sectores económicos como el inmobiliario que se benefician las migraciones.

Ahora, al que poco se le toma en cuenta es al enfoque cultural. Muchos científicos dirían que la sola exposición en una observación ya altera el experimento, sino miren lo que pasó con nuestros indígenas.

Los colectivos sociales son formas maleables, imperfectas y transferibles, por ello al temor de la perdida de la identidad cultural y el surgimiento de la apropiación cultural. Casi todas las guerras en el mundo se han gestado por asuntos religiosos, aunque la posesión de tierras siempre termina siendo la garantía de victoria.

La diversidad lingüística de la humanidad surge de los procesos migratorios y la constitución moderna de los Estados pues dio paso a los nacionalismos, sin embargo nos cuesta entender lo comunal, pues psicológicamente siempre actuamos para sí mismo.

La psicología afirma que la migración es un concepto mal digerido. Se fundamenta en las personas como un miedo, en el temor de perder algo, nunca en ganar nada. Ahora, una cosa es tomar la decisión de irte a otra parte y otra verte forzado, allí se funda un nuevo debate.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO