Putin y Maduro, dos invitados indeseables en Colombia

16 de noviembre del 2017

El escenario electoral está confuso para que metan las manos este par de indeseables invitados.

Putin y Maduro, dos invitados indeseables en Colombia

Que las próximas campañas electorales en Colombia serán sucias como pocas no es ningún misterio. Hay muchos ejemplos en el panorama para animar a charlatanes y estafadores a intervenir en los próximos comicios al congreso y a la presidencia.

La exitosa campaña uribista por el No al acuerdo de paz llevando a la gente a que “votara emberracada”, el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos en una competición electoral interferida por Rusia, el Brexit y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europa gracias a mentiras que ahora todos conocemos son ejemplos de cómo se puede manipular hoy de fácil a los votantes.

Con eso ya contamos, pero surge un nuevo elemento en el panorama colombiano, un factor al que es bueno estar atentos por lo eficaz que se ha mostrado en otros lugares y lo desconocido en las campañas electorales en este país: la intervención de Rusia a través de Venezuela. Se acaba de ver en España y teniendo Colombia a un vecino tan activo en este campo sería estúpido e ingenuo descartarlo.

En todo ese colorido tinglado que montaron los independentistas catalanes en España en las semanas pasadas, los servicios de inteligencia del gobierno de Madrid consiguieron identificar un entramado de cuentas en redes sociales controladas tanto por Rusia como por el gobierno de Venezuela para lograr que determinada interpretación de la crisis catalana dominara la conversación global en foros como Twitter y Facebook.

Cuando el hecho fundamental era la ilegalidad, por ejemplo, de la consulta independentista convocada por el gobierno catalán, las cuentas chavistas ocuparon el lugar dominante hablando de la actuación policial que fue necesariamente coercitiva.

Los videos más compartidos fueron aquellos que mostraban las cargas policiales durante el referendum ilegal con mensajes alarmistas y opiniones sobre la supuesta carencia democrática en España, con referencias al franquismo y a hechos ya superados por la sociedad española pero desconocidos y confusos para la opinión pública incluso de países vecinos.

Hubo un esfuerzo coordinado de cuentas venezolanas para amplificar al máximo las informaciones procedentes de medios rusos como los canales de radio y televisión RT y Sputnik, todo siempre contrario al gobierno de España. Cabe recordar aquí la reciente demanda de las autoridades de Washington para que la cadena RT se registre en Norteamérica como “agente extranjero”, es decir, que es una televisión destinada a difundir propaganda del gobierno de Vladimir Putin.

Cuando el gobierno español se vio obligado a intervenir el gobierno de Cataluña, ha aflorado el cúmulo de mentiras que los independentistas habían vendido a la sociedad catalana. Una dejó claro que no estaban preparados para ser independientes, como han admitido los dirigentes. Otra, que no saldrían empresas de aquellas región por el proceso de independencia: hasta ahora han salido cerca de 1.500.

A Putin le interesa desestabilizar Europa y tener un puerto amigo al sur del Mediterráno como Barcelona, para él podría ser un sueño dorado. ¿Qué hacen los venezolanos metidos en una operación como esta? Favores a Moscú, a cuyo gobierno le debe Maduro hasta lo que lleva puesto.

Las agencias calificadoras Standars & Poors y Fitch rebajaron a “default” parcial esta semana la deuda soberana de Venezuela después de que el gobierno de Caracas incumpliera con el pago de dos bonos. Este hecho gravísimo retrata la situación del vecino país, la gente no tiene comida ni medicinas y Nicolás Maduro haciendo de manporrero de Putin en las oscuras misiones del Kremlin.

No nos extrañe la aparición de esta extraña pareja en el panorama de elecciones colombiano. El país está muy polarizado y con un escenario electoral suficientemente confuso para que metan las manos este par de indeseables invitados.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO