¿Qué comemos los colombianos en fiestas navideñas?

26 de diciembre del 2019

Por: Verónica Socarrás.

¿Qué comemos los colombianos en fiestas navideñas?

Cortesía: Andrea Camargo.

Navidad es la época del año en que los colombianos desempolvamos muchas tradiciones. Oficialmente inicia el 7 de diciembre con el día de las Velitas, y aunque nos parezca sorprendente, muchos colombianos no saben qué celebramos este día. Lo que inició como una tradición religiosa, hoy es el inicio de rituales que tenemos arraigados y muchos de estos giran en torno a la comida.

No hay quien no defienda su tradición gastronómica en época de navidad; eso con lo que crecimos es aquello que creemos como verdad absoluta. Lo cierto es que cada familia tiene sus propias tradiciones y varían según la región de Colombia. La comida más allá de alimentarnos, se convierte en estas fechas lo que nos recuerda al hogar, a la familia y si estamos lejos, es una de las cosas que más extrañamos. Para algunos, el buñuelo huele a la mamá, la natilla a la abuela, el chicharrón a fiesta con los vecinos y la lechona al amor de la tía.

Una de las grandes bondades que tenemos como país, es la diversidad gastronómica. Desde La Guajira hasta el Amazonas contamos con productos, ingredientes, tradiciones y platos típicos que son únicos de cada región. En épocas navideñas incluso, el menú cambia y en algunos lugares aparecen platos que son exclusivos de estas fiestas. Por más que se consigan buñuelos todo el año en Bogotá hay personas que tienen la costumbre de comerlos solo en esta época del año. ¿Y qué decir de la natilla? al parecer fue condenada al olvido colectivo 11 meses para hacer su reaparición en diciembre; muchas familias desempolvan sus recetas familiares para preparar este plato solo en diciembre.

Sin embargo, si le preguntas a un costeño la navidad no tiene nada que ver con natilla y buñuelos. De hecho, en la costa el menú cambia según la ciudad y procedencia de los miembros de cada familia. En la costa caribe colombiana no pueden faltar deditos de queso, hallacas, que a pesar de ser venezolanas siempre están presentes en esta época del año, así como los pasteles de arroz, los kibbehs ó el hummus muy común en ciudades como Barranquilla, Sincelejo, Montería y entre otras ciudades de Colombia donde hay familias colombo árabes; en Medellín por su parte, es común comer hojuelas y en Ibagué o Neiva no pueden faltar tamales y lechona.

El festín cambia para celebrar la noche buena y el último día del año. Muchas familias han adoptado la costumbre ya casi universal de cenar pavo y/o pernil. En Colombia por lo general, se acompaña de ensalada de papa o mal llamada ensalada rusa y/ó algún arroz, ya sea el tradicional arroz con coco, de la costa caribe colombiana que también se ve en algunas mesas bogotanas, el arroz salvaje o el arroz árabe con almendras. De postre en estas fechas especiales se encuentra desde la tradicional torta negra o pudín de frutas (como lo llamamos en la costa), merengón, tres leches, flan de caramelo, entre otras preparaciones dulces.

Me alegra mucho ver mesas donde los protagonistas son los platos tradicionales como los tamales o el ajiaco para celebrar la noche buena. Quise preguntarles a varios amigos de diferentes partes del país que comen en navidad y estas fueron sus respuestas:

• Sabrina Jaramillo, Bogotá: En mi casa hacemos natilla hecha en paila de cobre y en leña. Llegamos desde temprano a moler el maíz; es una tradición que llevamos haciendo 101 años en mi familia.

• Rodolfo Leal, Barranquilla: En mi casa es tradición el pernil de cerdo y mi abuela hace un enyucado de acompañamiento, para darle el toque autóctono.

• Manuel Collazos, Neiva; Tamal huilense, rollo de carne, pollo relleno y de postre noche buena (Un postre que hace mi mama que lleva arroz con leche, almojábanas meladas en panela, papayuela y limón secos al sol, brevas y queso).

• Luisa Arévalo, Pereira: En la “Querendona” como se le conoce a Pereira comemos Chicharrón, patacones, morcilla y tomate, obviamente con sus respectivas copitas de aguardiente.

• Jose Ramírez, Ibagué: Tamal tiene que ser tolimense y copete; un pedacito de lechona encima.

• Marcela Moreno, Bogotá: En la casa de mi esposo es tradición la ensalada de papa con pollo.

• Juanita Gaitán Salas, Bogotá: Ajiaco ó posta cartagenera con arroz con coco y plátano tentación (Kola Roman).

• Marcela Gómez, Cali: Torta de pastores. Es una torta deliciosa que se come en Cali, y se ve en esta época del año, va con bizcocho, coco y manjar blanco.

• Carolina Piamba, Cauca: En la casa de mi abuela se come chulquin, ella vive en un pueblo que se llama Timbio en el Cauca. Es un tubérculo parecido a los espárragos. Lo tienen que dejar en agua unos días para “desaguarlo”. Le ponen longaniza y queso rallado encima para servir. El 31 también lo preparan.

• Juan Ruano, Pasto: En Nariño es típico comer empanadas de maíz añejo, tamales, quimbolitos, mucho cerdo horneado con lapingachos, tamal dulce con guiso, buñuelos con melao de panela, guarapo, chicha y Aguardiente Nariño que da miedo. Generalmente se pone todo al centro de la mesa y siempre se sirven los famosos hervidos, que son jugos de frutas ácidas (mora, lulo o maracuyá) que se sirven calientes, especiados con canela, anís estrellado, clavo de olor y un shot doble de aguardiente o chapil (mas tradicional).

Si bien cada casa o familia tiene sus propias tradiciones, hay algunos platos que parecieran ser exclusivos de esta época del país y también están los que añoran los platos de su casa. en las grandes ciudades estamos ante una cocina cada vez más globalizada. año. Lo cierto es que en diciembre existe un consenso casi que, generalizado, de dejar atrás la dieta y encomendarnos a celebrar sin remordimientos, comiendo los sabores que nos gustan. Como se dice popularmente, lo que no se bajó en el año ya no se bajó en diciembre. Así que, olvidemos la dieta por unos días y nos pesamos en enero.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO