Qué esperar del viaje a Petra, Jordania

21 de julio del 2019

Opinión de Salua Kamerow

Qué esperar del viaje a Petra, Jordania

Leí mucho antes de viajar a Jordania, en serio, pero siento que nadie realmente dice exactamente qué esperar del viaje a Petra. Por eso este blog es dedicado a quienes tengan pensado viajar y saber qué esperar del viaje. Ahora, si te parece aburrido, échale un vistazo cuando el viaje a Petra sea inminente porque está hecho para que el viaje sea más fácil.

Hay dos maneras de llegar a Petra: una a través de Amman, la capital de Jordania, y la otra, a través de Aqaba. Sé que desde Aqaba, el viaje es más corto, pero hay que contar con mucha suerte para encontrar vuelos con buenos horarios y precios. En mi caso, volé a Aman y el recorrido a Wadi Musa se demoró 5 horas, pero sin contratiempos, en 3 horas desde el aeropuerto llega uno al hotel.

La forma de llegar a Petra es simple: si el vuelo llega después de las 5 a.m., es mejor buscar un hotel y disfrutar uno o dos días en Amman porque los buses salen todas las mañanas a las 6 am. Sin embargo, el autobús no lo lleva a uno directamente a Petra sino a Wadi Musa, la ciudad ubicada en Ma’an, donde se encuentra Petra. Luego de hacer el check in en el hotel, es muy fácil llegar a Petra en taxi o a pie. Petra es solamente el sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, no el pueblo ni el área donde Petra se ubica. El bus cuesta 20 dólares, que se convierten en 30 dólares cuando el conductor se da cuenta de que uno es extranjero.

Sí la preferencia es no hacer el viaje más largo de lo que es, con 120 dólares se contrata a un taxi privado desde el aeropuerto. Voy a dejarte la información de contacto de mi taxista al final de mi blog porque solo me cobró 100 dólares y estoy segura de que puedes conseguirlo hasta por 90. También compartir el gasto si se viaja con otras 3 personas, así el gasto se reduce a ¼ por persona. Sin embargo, asegúrate de tener esas 3 almas antes de aterrizar en Amman.

Mis contratiempos comenzaron con un pequeño problema. Planeé tomar un Uber del aeropuerto por 65 dólares, pero cuando llegué, la aplicación estaba bloqueada en el aeropuerto y sus alrededores. Entonces, tomé un bus hasta la estación del Norte por una hora y el plan era pedir un Uber en la Estación Norte. La pregunta es, ¿con qué datos? En el aeropuerto venden sim cards por 8 dólares con suficiente internet para navegar en Jordania.

Volviendo a mi historia, resulta que la aplicación de Uber también está bloqueada allí en la Estación Norte. Entonces, tuve que tomar un taxi al azar en la calle para que me llevara al centro de la ciudad (City Center), desde donde supuestamente funciona la aplicación Uber. Se suponía que el viaje costaría 3 dólares, pero el tipo me cobró 20, con una sonrisa cínica y un “Welcome to Jordan“. Lo peor ocurrió cuando me quejé porque cogió mi equipaje y lo tiro desde el taxi, no me quedó más qué pegarle unos gritos.

Estaba sola en el centro de la ciudad a las 9 p.m. y rodeada de hombres en su mayoría y las mujeres a las que me acercaba a preguntarles por indicación me esquivaban porque los hombres las miraban con mirada amenazadora. Finalmente, la aplicación de Uber funcionó y pude conseguir que alguien apareciera a sacarme del centro. Sin embargo, cuando me subí al Uber, el tipo me dijo que no podía llevarme a Petra, pero que tenía un primo que podía. La excusa más sombría, pero era, creerme el cuento o quedarme en el centro de la ciudad con gente aterradora mirándome fijamente.

Muerta del susto y demás, apareció mi ángel, de quién aún no sé el nombre, y me preguntó si podía fumar dentro del carro de camino a Wadi Musa, ya en ese momento no me importaba nada, solo quería llegar a mi hotel. Afortunadamente, se detuvo en el camino en busca de un delicioso kebab jordano y me dejó en la puerta de mi hotel a las 2 am. Me fui a la dormir y me desperté a las 6 de la mañana porque instintivamente había pensado que lo mejor era abrir con los empleados Petra y estar allá a las 7 de la mañana.

Por supuesto que para el viaje a Petra pensé mucho en qué ponerme porque sabía que iba a hacer calor, pero quería tener buenas fotos. Además, no sabía que tenía que caminar casi 4 millas desde la entrada hasta la cima y subir escaleras equivalentes a 55 pisos. Lo peor fue que llevaba sandalias y pensé “qué mala decisión tomaste con estas p#$%& sandalias, Salua”.

Conocí a Ali en el camino a El Tesoro (el monumento principal). Ali es un líder de la comunidad beduina que me ofreció una excursión a pie por 50 dólares. Le dije que tenía 25 y él me dijo que de ninguna manera. Entonces, le ofrecí 30 y eso es lo que pagué.

Me llevó a todas partes, pero no caminó porque tenía un burro en el que se hizo el recorrido y un perro que lo seguió a todas partes como un guardián. Debido a que él es un líder de la comunidad, hicimos 3 paradas de té (gratis) desde una carpa beduina donde además pude endulzar el alma con la vista.

Me llevó a ver todos los monumentos y me explicó algunas reglas para vivir sabiamente dentro de la comunidad beduina. Me contó el pasaje de Yousef (José) en el Qu’ran y dijo que está escrito para enseñarle a las personas a no hablar de las cosas buenas que poseen o a presumir de lo inteligentes que son, porque eso provoca envidia en los demás. Según él, ese fue el error de José, y su padre le advirtió, pero él no escuchó.

La caminata hasta la cima es larga y extenuante, alrededor de 55 pisos. Una parte consta de subir escaleras que han sido cortadas en la roca de la montaña, y la otra parte es cuesta arriba en un terreno arenoso. Si alguna vez vuelvo a Petra, traeré una mochila liviana para llevar una botella de agua y una toalla pequeña, tenis cómodos, bloqueador solar y un sombrero enorme.

Una vez que llegué a la cima, pensé que el viaje valió la pena, no solo por la historia detrás de los monumentos y del sitio, sino por los minutos de paz que experimenté estando allá arriba.

El tiquete para ingresar a Petra es de aproximadamente 20 dinares (moneda jordana) y ahí mismo me ofrecieron un guía turístico a cambio de 50 dólares. Menos mal no acepté, ya que muchos otros guías aparecieron durante el camino por un mejor precio. La caminata desde la entrada a EL Tesoro es de aproximadamente una milla o milla y media, y se puede elegir entre caminar o pagar 25 dólares por un carroza tirada por caballos.

Ahora, desde El Tesoro a todos los otros monumentos, incluido el magnífico teatro, hay otra milla, y la caminata hasta la cima probablemente de 1 milla y media. En total, 3 millas y medias (y otras 3 y media para regresar a la entrada).

Pero, si tú, como yo, eliges ir en el verano, te encontrará con las puestas de sol más espectaculares. Solo asegúrate de comenzar la subida muy temprano en la mañana, 7 a.m. es mi recomendación.

Los beduinos son muy generosos, pero como cualquier otra zona turística, quieren aprovecharse de los extranjeros. Por lo tanto, regate si puedes y comienza por la mitad del precio de lo que te ofrecen.

A mitad de camino hacia la cima, hay una tienda beduina con un hombre muy joven que vende té por 1 dinar. Hice una parada allí, me hidraté y recargué mi energía para continuar mi caminata. La vista es poderosa y el silencio solo es meditación pura.

El camino hacia abajo es mucho más fácil, por supuesto, y se siente muy bien saber que la gente te dice que lo sobreviviste. Sin embargo, me sentí tan mal por las personas que vi que comenzaban el paseo al mediodía con los rayos de sol súper agresivos, sin sombreros y en chancletas. Quería decirles que regresaran a sus hoteles a cambiarse y que volvieran, pero obvio no, a veces es muy difícil contener la colombiana en mí (“opinioneta”).

Escribiré un poco más el próximo domingo sobre el contenido histórico de Petra y los sitios para visitar en Ammán. Por ahora, consigue un buen par de tenis si el viaje a Wadi Musa es pronto.

Me despido hoy desde Petra y mañana desde Zahle, en el Valle de Bekaa, en el Líbano.

Instagram: @saluakamerow

Angel taxista de Amman a Petra:

+962 7 9022 6875

Ali:

+962779144586

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO