¿Quién firma a quién?

14 de junio del 2013

El “revocador” y #ElCínico pretenden tumbar a @petrogustavo, con la ayuda de @6… y @f… más @r… y @c…

Me pregunto si cuando Uribe, más conocido como #ElCínico en los bajos mundos de las redes sociales, presentó su referendo para volver un ocho la Constitución del 91, un colectivo de personas se hubiera puesto en la tarea de revisar firma por firma las entregadas por el Comité que representaba los intereses del señor presidente en ejercicio, la Registraduría habría dado el aval y se hubiera perdido tanta plata para que la mayoría de los colombianos le dijeran un rotundo NO a todas sus preguntas?

Con lo que paso recientemente al Movimiento Progresista, movimiento político que respalda al Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, y el susto tan verraco y por su puesto el gran alboroto que generaron algunos medios porque este movimiento se atrevió a revisar las firmas del “revocador” Representante a la Cámara Miguel Gómez Martínez, que hasta que se le ocurrió esa idea no era nadie en la escena política. Surgió en mi mente la necesidad de entender qué demonios hace la  Registraduría con toda esa cantidad de firmas que cada año presentan los colombianos para que sea avalado un proceso de consulta popular.

Desde que el “revocador” entrego las firmas a la Registraduría manifesté públicamente que creía que tan sólo verificarían un porcentaje de las firmas entregadas, pero por las redes sociales varios fanáticos seguidores de #ElCínico y de #ElRevocador lance en ristre emprendieron una jornada de ataques sistemáticos contra los que considerábamos que respetando la institucionalidad era necesario que la ciudadanía activa tomará cartas en el asunto, pues una cosa era contar votos, donde cuentan uno a uno, y otra muy distinta contar y verificar firmas donde afirmábamos que no las revisarían todas.

Lastimosamente muchos atacaron la labor del Movimiento Progresista y cuando su vocero distrital Guillermo Asprilla salió a los medios a decir públicamente el resultado de la verificación de las firmas realizado juiciosa y sistemáticamente por los progresistas, pues no fueron pocas las voces que atacaron estas legítimas y legales acciones de un grupo de ciudadanos que apoyan la gestión del Alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

Las cifras entregadas por la Registraduría, con las que avalaba el proceso emprendido por el “revocador” fueron opuestas totalmente a las entregadas por el vocero distrital de Progresistas, Asprilla lanzó alertas sobre la inconsistencia y argumento que se iría hasta las últimas consecuencias.

Hoy lo que para mí y para algunos otros era evidente, se hizo público: la Registraduría no reviso el 100% de las firmas y pues esto abre la puerta a todo un proceso jurídico con instancias y segundas y terceras y miles de instancias, donde seguramente Gustavo Petro derrotará al “revocador”.

Pero surgen varias inquietudes, si fue por un porcentaje de firmas revisadas de dónde se atreve la Registraduría a dar datos tan exactos sobre el número total de firmas buenas del paquete de firmas entregadas por el “revocador”?

Quién hizo la verificación de las firmas que entregó el “revocador”?

Es cierto que los grafólogos contratados por la Registraduría fueron los mismos que están involucrados en el rollo de las elecciones en el Valle, dónde el negro Martínez del PIN, manipulo la información?

Qué tan cierto puede ser que la Registraduría a pesar de saber que las firmas eran falsas en su mayoría como lo afirmo el vocero distrital de Progresistas, Guillermo Asprilla, se atrevió a mentir para que el “revocador” no quedará en ridículo? Es decir un favor a la plutocracia.

Esas preguntas no creo que las pueda resolver y además nadie debe estar dispuesto a resolverlas, o de lo contrario se puede enfrentar al rayo de Zeus y a la venganza de todos los dioses del Olimpo.

Por lo pronto creo que Asprilla tenía razón y que una vez más la capa tiniebla del establecimiento cubriendo las cosas oscuras que hacen sus hijos.

@gabobenavidesb

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO