Reclamos de lujo

Reclamos de lujo

9 de marzo del 2017

Por Antonio Pinilla

Existe un deseo común de materializar la paz en Colombia. Después de más de 50 años de conflicto fue necesario para el Gobierno sentarse a negociar con el enemigo. Ante una guerrilla rica por la ilegalidad, a estas alturas del proceso,  es incompresible la crítica que le hacen a los centros de concentración donde se encuentran. De acuerdo a sus exigencias, su bienestar debe ser similar al de un club social con espacios de esparcimiento que cuenten con aire acondicionado, salas con televisión, baños privados y demás elementos de lujo para su comodidad. Gesto que ellos nunca mostraron con los secuestrados, ni la mayoría de colombianos posee.

Negociar consiste en que ambas partes involucradas salen beneficiadas de lo acordado. Las FARC, hasta este momento han sido las más beneficiadas durante este proceso, no obstante el Gobierno ha olvidado a aquellos que no son actores del conflicto, como los estudiantes de ser pilo paga que padecieron de hambre por no recibir a tiempo los recursos para sus alimentos; mientras tanto a la guerrilla le corren para que coman bien, duerman bien, se sienta bien, que puedan tener a sus bebés en abundancia a gusto porque “el mejor acuerdo posible” o mejor dicho, el segundo mejor acuerdo posible no puede tener ningún tipo de interrupción, y menos cuando se acercan las elecciones.

Ahora la corrupción dificulta tener aspiraciones de paz. La credibilidad política queda en manos de la justicia, y desde que estalló el escándalo de Odebrecht solo escuchamos los mismos apellidos semana tras semana. Aquí el tiempo ensombrece las intenciones de los que tienen el poder. No se sabe en quien confiar, sin embargo, el voto de confianza ya fue depositado generando brotes de protestas en facebook y twitter porque una parte está relajada y la otra no. Como el emperador Justiniano al elegir a Teodora como esposa, la profesión de bailarina y actriz que ella ejercía no eran bien vistos por la iglesia, por eso Justiniano terminó haciendo, como irá a pasar acá, decretando leyes especiales para la solución inmediata a todos sus problemas.

Por Antonio Pinilla. 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.