Reformas de peluquería y de paño inglés

6 de abril del 2015

De algo que no pueden lamentarse las peluquerías y sastrerías, es que el negocio ha sido muy rentable en estos últimos años. Por donde vayan las miradas y los pasos desprevenidos del transeúnte, se encontrará con el templo del embellecimiento del que nadie quiere ser ajeno en ésta época, donde es más importante la apariencia del […]

De algo que no pueden lamentarse las peluquerías y sastrerías, es que el negocio ha sido muy rentable en estos últimos años. Por donde vayan las miradas y los pasos desprevenidos del transeúnte, se encontrará con el templo del embellecimiento del que nadie quiere ser ajeno en ésta época, donde es más importante la apariencia del rostro, de la piel y del cuerpo, independientemente de lo que la conciencia cargue, el espíritu proyecte y la razón carezca.

Y eso es precisamente lo que vemos en éste estado moderno, especialmente en la definida fachada desorientada –con conocimiento de causa-, en que se encuentran sus instituciones, y más cuando sus miembros con ademanes y refinados criterios que lo realzan en sus figuras con artificiales actuaciones empobrecidas como personas públicas y que tienen embelesados a una sociedad que es el reflejo de su mismo espejo y que nada hace por depurar a ésta clase particular que es diminuta en antecedentes familiares, porque se verifica que en iguales condiciones las escuelas y las universidades –al perecer-, fueron -y siguen- unos maestros en la crianza y en la educación de potenciales expertos del cohecho, del prevaricato, peculado, tráfico de influencias, la injuria, calumnia y en la conformación de escuadrones dispuestos a defender el negocio a perpetuidad.

Lo lamentable, es la tan infortunada propuesta del gobierno frente a la reforma a la justicia –incluyendo todas las que se han presentado-, en donde el congreso intenta refrendarla y las cortes apoyarla con el mayor empeño, como si fuera la mayor transformación colectiva en la vida de ésta indigente república llena de inmorales.

Llegaron unos –dizque- congresistas probos y leales a sus principios frente a la discusión, que de ser aprobada y posteriormente manoseada por el ejecutivo en la elección de un tribunal de aforados que investigue a las supuestas altas “personalidades” que conforman éste establecimiento, estaríamos profundizando y dándole sepultura definitiva al verdadero papel que representan los congresistas en el parlamento.

No obstante, es deprimente el comportamiento y el pensar del Ministro de Justicia –Yesid Reyes-, cuando se muestra menesteroso, pobre, opaco y carente de discusión frente a lo que amerita esta reforma –no se parece a su padre-, y que es ultimado por un verdadero maestro de la acrobacia politiquera como lo es el Ministro de la Presidencia -Nestor Humberto Martinez-, quien es el que posa, el que define, el que rinde declaraciones con tachones y borrones sin mayor objeción de su pasado por los partidos liberal y conservador –que horror-, y que da la orden directa, con el beneplácito directo.

No perdamos más el tiempo, aceptemos y admitamos que se vienen tiempos dolorosos y difíciles de encausar con ésta clase política que no está a la altura de los grandes desafíos y esperanzas que demanda un país sediento de justicia y, que tardarán muchos años para continuar en la búsqueda del estado soñado hasta que se deje de negociar con terroristas.

—o—

-Eliminación de Ley de Garantías, otra caja menor del gobierno para su déficit.

@JorgePerezSolan

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO