Restaurante Bon en París: ¡No es cualquier restaurante sino uno de los mejores!

24 de enero del 2012

No sé porqué siempre que pienso en París no puedo evitar pensar en comer. Y peor aún cuando se acerca la etapa de visitar esta ciudad por la semana de la moda, allí si no puedo dejar de pensar en los restaurantes tan maravillosos que visitaré… ¡La verdad no entiendo por qué sólo puedo pensar […]

No sé porqué siempre que pienso en París no puedo evitar pensar en comer. Y peor aún cuando se acerca la etapa de visitar esta ciudad por la semana de la moda, allí si no puedo dejar de pensar en los restaurantes tan maravillosos que visitaré… ¡La verdad no entiendo por qué sólo puedo pensar en comer!

Algunas de las cosas que más me motivan en la vida tienen que ver con la comida y la moda… Y pues si combino las dos es como conquistar un placer celestial. Por eso, aunque todavía tengo que esperarme mes y medio para ir a París, hoy no puedo dejar de pensar en el restaurante Bon de París, un restaurante fantástico con una mezcla de comida asiática y francesa que tuve la oportunidad de visitar en octubre. En mi opinión un restaurante al que todos debemos ir si confían en los gustos de Juana.
A mí me encantan los lugares con buena comida y una atmósfera genial, ¡y este lugar tiene las dos!
El lugar es particularmente elegante y chic. La atmósfera es creada gracias a las salas diseñadas por Philippe Stark. Cada sala es única en términos de ambiente y tiene algo para cada ocasión. La sala de vinos tiene una ventana gigante, la sala boudoir es bien íntima y agradable, también hay una sala con chimenea y otra que es la bibliotrca, con libros por todos lados y un librero gigante. La sala de fumadores queda dentro del restaurante y también es bien especial y particular, es absolutamente toda en color blanco crema con sillas cómodas y mucho espacio. La última vez que estuve en París tuve la oportunidad de comer en la sala de la biblioteca, ¡me sentía en un set de cine!
El restaurante presta mucha atención a los detalles, por ejemplo, los platos son de diferentes formas geométricas y de diferentes colores como negros y rojos, mis colores favoritos. El servicio es fantástico pero la comida es algo fuera de este mundo, hmmm se me hace agua la boca sólo de pensar en ella… La comida es una fusión entre la cocina francesa y la asiática una combinación perfecta para Juana.  Si llegan a visitar el restaurante les recomiendo los rolls como entrada, el pollo agridulce, y de postre el Choco Bon, ¡es orgásmico! Entonces de seguro visitaré este restaurante la próxima vez que vaya a París, porque en Paris hay tres cosas que de seguro siempre tenemos que hacer: ¡enamorarnos, comprar ropa y comer bien!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO