Saludé al diablo y no me gustó

29 de agosto del 2011

Probablemente tenía expectativas muy altas, puede que el tráiler haya sido lo mejor de la película o que los comerciales en televisión,  tan cortos pero efectivos, me hicieran esperar algo mejor. Como sea, el sentimiento de decepción aún no desaparece, queda la impresión de que se pudo haber hecho algo mejor con el talento y […]


Probablemente tenía expectativas muy altas, puede que el tráiler haya sido lo mejor de la película o que los comerciales en televisión,  tan cortos pero efectivos, me hicieran esperar algo mejor. Como sea, el sentimiento de decepción aún no desaparece, queda la impresión de que se pudo haber hecho algo mejor con el talento y los equipos disponibles.

La historia de “Saluda al diablo de mi parte” es simple y, para mí, estúpida: un ex secuestrado secuestra a la hija de un desmovilizado para que mate a 3 de sus antiguos compañeros (como si fuera el único sicario que existiera en el país). Y aunque uno podría pensar que lo hace porque es la única persona que conoce donde están sus objetivos (la única razón que considero válida para justificar la trama), sorprendentemente se le da a “Ángel” el listado con los datos de sus víctimas. Sí, una venganza rebuscada.

La tecnología usada en la película es de alto nivel, se nota por la calidad en las imágenes. Gran parte del film fue hecho con la cámara Red One, cámara de especificaciones altas y que ha sido utilizada en películas como “Piratas del Caribe”, “Red social” “Inside Job” (documental ganador del premio Oscar), entre otras. Como lo dijeron en varios medios,  se trata de una película a  la altura de Hollywood. Desafortunadamente, por más tecnología que se emplee, si la historia no es buena y la forma en la que se cuenta no es la correcta, de nada sirve tener los mejores equipos.

Al igual que las películas norteamericanas de acción que hablan de Colombia, la versión colombiana de balaceras, asesinatos, secuestros y sangre, no se preocupa por mostrar a los espectadores la realidad. Tan falso como el bigote del policía corrupto que cayó de un tercer piso sin más que unos rayones, es la actuación que ningún sentimiento despierta.

Pero bueno, supongo que esa era la intención de los realizadores: nada pretencioso, muertos por doquier, simplicidad y nada para hacer pensar a los espectadores. Las buenas noticias para ellos es que lo lograron, hicieron una película digna de los gringos (basura hollywoodense), sólo que sin persecuciones, grandes explosiones, sexys personajes o personas colgando desde un helicóptero. ¿A  falta de eso, la intriga no debería ser un imperativo?

Escenas como el asesinato del mejor amigo se pudieron haber aprovechado mejor, yo hubiera aceptado que en el guión esa escena fuera agregada si por lo menos me hubiera puesto triste,  si antes de verdad creyera que los dos eran buenos amigos, pero no, ¡sólo me hizo reí!

Pero no todo es malo, como película de acción puede servir para pasar un rato en cine. Además, al verla se apoyo a la industria cinematográfica nacional. Lo único que digo es que se pudo haber hecho algo mejor.

Me pueden seguir en http://twitter.com/Jhoan123

o leer mi blog Http://elcentauroblog.blogspot.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO