Señores Eln

22 de enero del 2019

Blog de Camilo Villegas

Señores Eln

Radio Nacional de Colombia

El diablo existe y se les ha aparecido a los del ELN para hacerles una propuesta clásica. “Imaginen”, les ha dicho, “a un colombiano que recorre las calles de una ciudad cualquiera, digamos Bogotá, situada a cientos de kilómetros de estas montañas; no saben si está casado o viudo, si tiene hijos, si es feliz. Desde sus terroríficas perspectivas, posee la relevancia de una hormiga. Podrían ustedes señores del ELN acabar con él apretando este botón. Les diré, por si son ustedes unos escrupulosos, que no porta sus armas, que es empleado y que practica una religión diferente de la de sus esposas. El botón está desinfectado, como soy el Diablo sólo trabajo con tecnología de punta y adoro la higiene. Es un botón sensible: basta acariciarlo con la yema de los dedos, ponerse unos guantes de cirujano y manos a la obra. De esta manera toda parecerá más limpio, no dejaran huellas, parecerán médicos en vez de asesinos, o si lo prefieren, podrían enviar al señor: Aldemar Rojas Rodríguez, alias el “El Mocho”, en un carro bomba, ustedes tienen la última palabra.

“El hombre morirá en seguida, y a cambio de esa muerte tan insignificante, sus pies alternarán con las pezuñas de los políticos más poderosos e influyentes de este país, sobre la misma mesa de negociación, ¿qué tal una en Cuba, o en su segunda patria, Venezuela? Los generales se fotografiarán a su lado pasándoles las manos por el hombro. Todo lo que fantaseaban en sus sueños de adolescentes se cumplirá en el momento en el que ese hombre-hormiga muera. Veo que salivan de gusto, por lo que les diré la verdad: en este caso concreto no se trata de un hombre, sino de más de 20 cadetes de la Escuela General Santander, un hormiguero. ¿Qué más da? ¿Acaso ustedes, señores del ELN conocen quiénes son ellos, quienes son sus seres queridos y familiares? ¿Para ustedes son simples policías de traje verde, hombres que visten y gesticulan de un modo extraño, verdad? Si lo piensan, están en la frontera de la animalidad. Aprieten el botón, no sigan resistiéndose a la dicha señores del ELN”.

El diablo ha hecho la misma propuesta a otros hombres de saco y corbata para amortizar las bombas en Colombia, pero por ahora sólo la han aceptado los del ELN, no sabemos si los del ELN son los más asesinos o los más ambiciosos, aunque puede que sean los más asesinos y más ambiciosos a la vez. El diablo se los ha llevado volando por los aires a una selva perdida en los Llanos Orientales, ha abierto un sobre y les ha enseñado el 10% de los placeres a los que tendrían acceso si se decidían a apretar el botón con o sin el apoyo de las leyes. Y ellos, los del ELN, han dicho babeando que sí porque aunque parezca mentira, el timo de la paz en este país continúa funcionando. Ya seguiremos viendo con qué clase de individuos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO