“Simón Trinidad”, Conmutación de pena por el presidente Obama

17 de marzo del 2015

Las palabras recientes del Presidente Santos y el comisionado de la paz, Sergio Jaramillo, relacionadas con la liberación de Simón Trinidad, en cierta forma son reales porque Trinidad fue condenado por el delito de conspiración por detener a los tres ciudadanos estadounidenses en enero 28 del 2008, una fecha significante para que pueda obtener su […]

Las palabras recientes del Presidente Santos y el comisionado de la paz, Sergio Jaramillo, relacionadas con la liberación de Simón Trinidad, en cierta forma son reales porque Trinidad fue condenado por el delito de conspiración por detener a los tres ciudadanos estadounidenses en enero 28 del 2008, una fecha significante para que pueda obtener su libertad.

A como está su situación actual, realmente no se ve alentador cualquier proceso legal a su favor; primero, porque no hay ningún razonamiento legal para apelar el veredicto. Para escribir este artículo estuve investigando si la corte de apelaciones tiene alguna pendiente a su favor, pero no pude encontrar muchos rastros de su juicio, aunque tengo acceso a todos los casos civiles y criminales federales ya que estos tipos de archivos son públicos; pero algunos pueden ser sellados a petición de alguna de las partes interesadas. En este caso, el gobierno estadounidense.

Y aún si hubiese alguna remota posibilidad de iniciar algún tipo de maniobra legal, apelación o pedir un nuevo juicio ya que la fiscalía falló tres veces con los cargos de drogas, el proceso tardaría varios años para sea escuchado ya sea, por una corte federal, y en este caso sería el mismo juez que lo condenó si está todavía al servicio de la judicatura, o la corte de apelaciones del distrito de Columbia a la que pertenece la corte que lo penó originalmente.

Pero sí hay un proceso que podría dejar salir en libertad a Juvenal Ovidio Ricardo Palmera en menos de dos años; y es un instrumento que el Presidente Santos podría utilizar para obtener ventaja en ciertas negociaciones con los de las FARC. Pero ambos tienen que ser rápidos, FARC y los Comisionados de la Paz; tienen que acelerar sus negociaciones y terminarlas antes de que el Presidente Obama deje la presidencia.

Juvenal Ovidio Ricardo Palmera, en conjunto con las FARC, los Comisionados de la Paz y el Presidente Santos, pueden solicitarle al Presidente Obama la conmutación de condena al tiempo servido en prisión. Pienso que él lo daría si todas las circunstancias son favorable para su consecución. Además, Obama es conocido por sus ideas liberales y tiene a Bernard Aronson como representante en las negociaciones llevadas en La Habana.

Y el proceso, no es muy complicado. La petición tiene que ser enviada al Presidente Obama por medio del Abogado de Perdones del Departamento de Justicia, porque Ricardo Palmera está condenado por una corte y por un delito federal. Otro requerimiento es que haya comenzado a cumplir su condena, y por último, no debe haber ningún caso pendiente relacionado a este proceso, como apelación o petición por un nuevo juicio.

Ya lleva siete de prisión, sin contar el tiempo que estuvo esperando por los tres juicios que le hicieron y desde su captura en el 2004 en Quito, Ecuador; en otras palabras, ya lleva aproximadamente once años privado de su libertad.

Personalmente, sugeriría iniciar ambos proceso al mismo tiempo, el del perdón y conmutación, aunque no cumpla los requisitos para el perdón. Al fin y al cabo, si se revisaran todas las mociones archivadas en la corte que lo condenó, lo mismo que a los procedimientos seguidos por los fiscales y su(s) abogado(s) defensor(es), lo más seguro es que se encuentren numerosas violaciones de sus derechos constitucionales.

Si se revisaran los archivos (la Casa Blanca publica las listas) que muestran todos los perdones otorgados por los presidentes estadounidenses, los delitos que se han conmutado o perdonado, son mucho más graves del por cual fue condenado Juvenal Ovidio Ricardo Palmera. ¡Conmuten su condena y denle un perdón presidencial!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO