El sin sorpresas colombiano, Carta de Santos y Trinito de Uribe

21 de julio del 2016

La vida te da sorpresas… sorpresas te da la vida, menos en Colombia: Amén.

El sin sorpresas colombiano, Carta de Santos y Trinito de Uribe

La vida te da sorpresas… sorpresas te da la vida, ay, Dios.

Ay, ay, ay… cada vez más parecido a las plañideras de la Hora de la Verdad quienes, ensalzando a Uribe como divinidad, “Presidente de Ayer, Hoy y Siempre” -reza el Doctor Fernando-, repiten al unísono: amén, amén, amén. Llorones como Zuleta en Blu o Montealegre en RCN.

¡Sí!… Me uno a ellos, llorones de turno, quejumbrosos de todas las horas, para escribir esta Blogumna que compite con historias sexuales que cuentan algunos en sus columnas para subir el rating.

Sorpresas te da la vida, pero no en Colombia, donde todo está cantado, la reserva sumarial es ficción y pueden más los titulares de las noticias que el análisis.

Ay, ay, ay… por eso no fue sorpresa en la farándula colombiana que criticaran el acento español de Shakira, que la bicicleta de Vives replicara el ritmo de siempre, que James se “desblanqueara” el pelo al parecerse a la vendedora paisa, que Brian May trinara, ‘#WhoIsMaluma?’, que el nonagenario Galat y su sequito apocalíptico lanzara la resistencia civil al Padre Bergoglio, que los chismes de la Red se replicaran en noticieros para terminar con risa después de una hora de robo, bala y corrupción, la de “Ayer, Hoy y Siempre”.

¡Sí! Me uno a ellos… No escribiré un monologo intimo que sube el número de visitas, ¡Sorpresa!!!

Y en la otra farándula, jet set político, sorpresas ninguna: que se eligiera a Martínez neofiscal y recibiera trato de reina después de su coronación, con recepción de su Corte y Claro bloqueado -como señaló Bejarano-, que la terna femenina que aspira a la Dirección Administrativa de la Cámara esté investigada, que la directora financiera del Senado se reintegrara (y el carro devuelto a su legítimo propietario), que la presidencia de la Cámara se ferie miti-miti, que los camioneros se agarren a golpes en el Congreso y suene el himno de las FARC, que los papeles de Pana… mmm…  Ahh… Hayan desaparecido…

… no me refiero a los sancionados higiénicos ni a los noticiosos de Petro y Peñalosa, … me refiero a los que, como caricaturizó Matador (La carta de Santos, El Tiempo, 2016), se leen en el baño o emplean al finalizar la faena.

Política epistolar y farandular que pinta la política colombiana en el remitente y el destinatario, sin sorpresas.

El remitente, en cuatro largas páginas exaltadas con sonoro aplausatón, recuerda el discurso melifluo que endulza y tapa el olor, “desde el fondo del corazón”; evoca la paternidad en un ambiente de permanente promiscuidad, “usted me hizo el honor de nombrarme como su ministro de Defensa (…) me siento orgulloso de los resultados que obtuvimos”; exalta utilitariamente, “con su indiscutible liderazgo”; se autosatisface, “usted y yo hemos dado los pasos que nos llevaron a esta coyuntura histórica”; se rinde ante su dependiente incapacidad, “a que nos ayude”; señala horizontes de esperanza, “a participar en el diseño de ese nuevo país”, mete a todos en el discurso, “El pueblo colombiano y la historia lo exigen” y termina con el característico Amén como fuente suprema de autoridad, “como lo señaló el papa Francisco”.

El destinatario, entre firmatones y pegatones, consabidos rabiotones inmediatistas, convocando plantones “con la bandera de Colombia, con una enlutecida, con la cintica negra del luto”, gritando ilegitimo, responde en 5 parrafitos trinados in extenso: insulta y elogia, acusa y exalta, claudica y convoca, hipócrita.

La vida te da sorpresas… sorpresas te da la vida, menos en Colombia: Amén.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO