Sophie Calle, un personaje de Paul Auster

15 de julio del 2012

¿Quién es Sophie Calle? Es un personaje de Paul Auster. Es María Turner. Un personaje mágico digno de los seres extraños y azarosos de la Nueva York partida en trilogías y en estatuas de la libertad cargadas de dinamita. Es una mujer que persigue a neoyorkinos en una ciudad a punto de estallar, los fotografía y se acuesta con ellos. La golpean y fotografía en el desespero por conocerse a sí misma. Es un personaje austeriano al cien por ciento. Pero no es Peter Aaron, no es Banjamin Sachs, ni mucho menos Daniel Quinn. Es un personaje secundario, interesante y anecdótico, pero prescindible al fin y al cabo.

Sophie Calle es francesa, con su nariz respingada y un deje de belleza que perdió en la edad adulta. Siempre aparece sonriendo en las fotografías que le toman, pícara, como Amélie, pero sin su ingenuidad. ¿Quién es Sophie Calle? Pues un personaje de Auster, dicen en los pasillos artísticos de la ciudad. Por estos días expone en el museo del Banco de la República. En el mismo edificio Bauhaus que ha recibido las mejores exposiciones de los últimos años en Bogotá. ¿Quién es Sophie calle sino un personaje de Auster que fotografía y hace que su vida sea su propia obra de arte?

En el folleto que el museo entrega sobre la exposición se preguntan si Sophie Calle es una escritora o una fotógrafa. La respuesta es ambigua y no se decide por ninguna de las dos opciones. Hay que ir a la exposición, llena de fotografías y de texto por motón, para llevarse la misma sensación de vaguedad. Las fotografías son experienciales, primero sobre un viaje de desamor, luego de ciegos franceses con los ojos perdidos y llorosos. Las fotografías, ampliadas a un tamaño medio no parecen brillar por sí mismas. Con una buena composición y un buen manejo de la luz y el color, las fotografías se pierden en su reducido tamaño, en su cantidad y en el texto que las acompaña. Parrafadas de lamentos amorosos que le dan sentido las imágenes, pero que son, sin embargo, inapropiadas en un museo con letra tan pequeña e incómoda para el espectador. ¿Quién es Sophie Calle, una artista o una escritora? Me recuerda a Sebald, autobiográfico y fotográfico. Pero a Sebald se lo aprecia en libros, no en un museo. ¿Quién es Sophie Calle? Un personaje de Auster que toma fotografías y convierte a su vida en su propia obra de arte. Lo que hace no se puede decir en imágenes, sino en el texto que le da forma a todo. Que le da forma a una plaza desierta, a una comida inconclusa, a una cama de hotel y su lamparita de la mesa de noche prendida. Ni siquiera ella en persona, con su sonrisa pícara, es suficiente para ilustrarlo. Sophie Calle es un personaje, es texto. Demasiado texto para un museo.

Nunca supe que María Turner fuera real sino hasta que me informé sobre Sophie Calle y su arte conceptual. Luego fui a la exposición y pensé que lo mejor era conseguir un libro sobre ella, que no iba a leer las páginas y páginas (dadas plastificadas y en cantidades reducidas por el museo) que acompañaban la exposición. Mejor conseguir el libro y leer con calma. Con un café en la mano y el sol de la tarde dándome en la cara en el desaparecido Juan Valdez del mismo museo del Banco de la Republica. De otra manera, las fotografías no tomarían sentido. Serían simples imágenes, con decente composición, pero las mismas fotografías aburridas que se toman (llenas de trivialidad) en un paseo familiar por la ahora de moda China. El sentido lo es todo en el arte contemporáneo. El texto que sostiene la trivialidad que se está realizando (Duchamp al cien por ciento). Salí de la exposición y vi los libros, en los que ya había pensado, aportados por el museo y sujetos a hilos de acero y dispuestos en una mesa de biblioteca. Como si la exposición no fuera suficiente. Como si en realidad el arte de Calle no fuera de museo sino de libros. Y sí, es de libros. Sophie Calle como un personaje de Auster, o Sophie Calle como personaje de Sophie Calle misma, con las fotografías y los textos y los subtextos. La Sophie Calle el desamor un tanto ridículo, del sexo casual y fotografías documentales. No la Sophie Calle real, con su nariz respingada y su sonrisa resplandeciente. Mi novia, con quien fui a la exposición, se limitó a tweetear: “me gustó más Sophie Calle como personaje literario”. Y con cuánta razón lo dijo, sólo habría que anotar que es María Turner, un personaje secundario.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.