Taxistas: Un gremio malcriado que toca neutralizar

18 de marzo del 2015

El sufrimiento es aprendizaje para un pueblo y las acciones y correcciones un escudo para el futuro.

Hace unos días pedí un servicio de taxi en el norte de la Ciudad utilizando la aplicación Tappsi. Eran las 4:40pm y luego de dos intentos, decidí poner en la solicitud $1.000 pesos de propina con el ánimo de motivar a algún considerado conductor a recogerme. Fue grata mi sorpresa cuando luego de haber ofrecido unos pesos extras, confirmaron el servicio segundos después de haberlo enviado.

Llegó el taxi y el Señor me saludó con una amabilidad impresionante. Con gran agrado comencé a entablar una conversación con tan amable conductor, quien, en su experiencia y gracias a mis más elevadas felicitaciones por su cordialidad, me confesó algo que me llenó de rabia, tristeza y decepción ante este gremio.

El Señor me comentaba que su educación y excelente servicio se debía a la propina que le había ofrecido y su sentido común de servicio al cliente partía de: “Si me dan propina, atiendo bien”.  -“¿No será mejor atender bien para que le den propina?”, le refuté al conductor.  Me dijo: “Yo no recojo a nadie por la aplicación que no me de propina, si no hay propina, así esté al lado del servicio prefiero no tomarlo, es mejor esperar unos minutos y alguien pedirá el servicio ofreciéndola”.  Y si, así es, así funciona y así está pasando esta triste realidad.

Taxistas, un gremio que hoy tiene el poder de paralizar la ciudad, un gremio que tiene un poder que toca neutralizar. La grosería en el servicio, la impotencia de no ver un taxi desocupado y el tren de plegarias que se hacen para encontrar un taxi en hora pico que se ponga la mano en el “considere” y acerque al usuario a su destino.

17 de marzo de 2015, hacen un llamado al pueblo para hacer el “DÍA DE NO TAXI”… Un llamado al pueblo para que nadie use este malcriado servicio. Un acto de intolerancia a la grosería, la agresividad y al maltrato por parte de este gremio y entonces todos a montar en bus, o transmilenio y… ¿para qué?  Para que llegar a su lugar de trabajo espichado, manoseado, desarreglado y todo por darle una lección a estos “guaches”.

Siento decirles que NO funcionará. ¿Dónde está la solución? Neutralizando a este gremio con el apoyo de Papá Gobierno y unas buenas normas, leyes, castigos ejemplares, multas, regulaciones, exigencias de estándares de servicio a las cooperativas y empresas de taxis, capacitaciónes, ordenamientos y otras cosas más que lograrán hacernos la vida más amable y no el infierno de tomar un servicio de taxi en la Ciudad de Bogotá.  El sufrimiento es aprendizaje para un pueblo y las acciones y correcciones un escudo para el futuro.

Al Señor del taxi: Las propinas se ganan, NO se exigen para prestar un servicio.

Santiago D. Otero

@tatootero79

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO