El mundo según Telesur

30 de noviembre del 2015

La reflexión que inspiraba a Telesur es la de preguntarse qué irán a hacer el 6 de diciembre.

El mundo según Telesur

Como el resultado de las elecciones argentinas parecía cantado por lo que decían las encuestas, quise hacer el ejercicio de ver cómo contaba aquel previsible fracaso del candidato oficialista Daniel Scioli el más conspicuo medio chavista del continente, Telesur. Inefable. Qué dura resulta la realidad a veces para quienes quieren hacer comulgar a la gente con ruedas de molino.

Además de los presentadores en Caracas, tres analistas y una especie de pitonisa cuyos apuntes resultaban de lo más exótico desde un estudio en Buenos Aires, hacían ímprobos esfuerzos para maquillar de la mejor manera posible la victoria de Mauricio Macri. Hasta que al fin, abrumados por el resultado, concluyeron que la derrota del candidato “progresista” se debía en buena medida a la prensa capitalista, y que los argentinos que votaron a Scioli tendrían que estar atentos a movilizarse contra las medidas, seguramente lesivas para los “intereses de las clases populares”, que pondría en marcha el candidato ganador.

Ninguna alusión al hartazgo de los argentinos con el autoritarismo de Cristina Fernández, al caos de la economía, a la inflación disparada, al agotamiento de las reservas del Banco Central, a los diversos tipos de cambio (habría sido nombrar la cuerda en casa del ahorcado), al aumento de la inseguridad, en fin, al disparate de gobierno de la señora Fernández y al cansancio de la mayoría de los argentinos con el kirchnerismo.

La reflexión que inspiraba aquel programa de Telesur es la de preguntarse qué irán a hacer el próximo 6 de diciembre, cuando se vean obligados a maquillar un fraude electoral que dará el triunfo al chavismo. No ve uno por ninguna parte a los presentadores y analistas de este canal contándole a la gente que el oficialismo ha perdido las elecciones parlamentarias en Venezuela.

¿En qué me baso para tan negro augurio? Muy sencillo, ya anunció Nicolás Maduro que en la eventualidad de un triunfo de la oposición “gobernará con el pueblo”. En lenguaje llano a eso se le llama golpe de Estado. No es descartable, con una cúpula militar de estricta obediencia a La Habana.

Todos los sondeos indican que la oposición, que acude unida a unas elecciones legislativas cruciales, debería hacerse con la Asamblea, cosa que supondría la posibilidad de reformas y de un cambio de rumbo político en ese país.

Y, por si fueran pocos los motivos de preocupación para los opositores al régimen de Maduro, éste solo admite la supervisión de las elecciones por parte de UNASUR, un organismo dirigido por un simpatizante del régimen venezolano como el expresidente colombiano Ernesto Samper. Ni a la Organización de Estados Americanos, OEA, ni a la Unión Europea les es permitido monitorear las elecciones venezolanas.

La larga carta de 6 folios de Luis Almagro, Secretario General de la OEA, cuyo destinatario final es el gobierno de Maduro, deja claro por qué el régimen no quiere el monitoreo de ese organismo y permite anticipar lo que va a ocurrir en las próximas elecciones venezolanas. Almagro habla de la necesidad de respetar a los opositores.

El ex canciller venezolano Elías Jaua, destinatario primero de la misiva, llamó a Almagro “procónsul” de Estados Unidos. A ver si los gobiernos americanos actúan en consecuencia ante el previsible resultado de las elecciones venezolanas, cuya transmisión por Telesur será un espectáculo digno de verse.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO