Tendencia del año: Coquetear con los 70s

9 de abril del 2015

Cuando la moda como una de las energías que moviliza a la sociedad se siente opresiva, opta por una estrategia que está en su naturaleza: hacer un revival o lo que equivale a tirar de la nostalgia e inspirarse en el pasado. Para este 2015 las grandes cadenas de ‘fast fashion’ presentes en el país […]

Cuando la moda como una de las energías que moviliza a la sociedad se siente opresiva, opta por una estrategia que está en su naturaleza: hacer un revival o lo que equivale a tirar de la nostalgia e inspirarse en el pasado. Para este 2015 las grandes cadenas de ‘fast fashion’ presentes en el país están canalizando el espíritu ‘setentero’ mostrado por las colecciones de primavera/verano de Louis Vuitton y otoño/invierno de firmas como Chloé o Emilio Pucci, por citar algunas, en lo que parece una respuesta a la tendencia ‘Normcore’ – la cual consiste en usar prendas básicas y zapatos cómodos –  que tanto gusto y fue la indiscutible triunfadora del año pasado.

Los 70’s son el antídoto ideal para la monotonía y la simpleza pues apelan a la libertad y la sensualidad, son muchos los referentes que configuran y ratifican su poderosa esencia -entre esos la discoteca Studio 54, Brigitte Bardot o la groupie por excelencia Anita Pallenberg- pero sin duda quien encarnó la estilosa transgresión de esta década fue el diseñador Yves Saint Laurent. Él desde su casa vacacional en Marruecos, rodeado de sus musas, a lo largo de muchos veranos consiguió depurar las siluetas, tonalidades y estampados que transmite la actitud bohemia universal.

Sin embargo, el punto de lo que se está viendo en los almacenes actualmente no es coordinar looks que parezcan calcados de Pinterest o inspirados en el festival de Coachella, sino coquetear con las vibras setenteras con el propósito de sumar matices a las pintas cotidianas,  puesto que para cualquier tipo de clima esta tendencia tiene accesorios y prendas adecuadas.

En líneas generales los hombres y mujeres de dicha época conseguían la alquimia de lucir despreocupados y estilosos a partes iguales, por lo que esta apuesta en cuanto a mercadeo no resulta chocante frente al interés actual de buscar permanecer cómodos en la ropa que llevamos.

Los materiales claves de esta tendencia son el ante y el denim, los cuales se presentan bajo la forma de vestidos, chaquetas, faldas con botones delanteros y pantalones bota campana. Los abrigos son ponchos o chaquetas de pelo (artificial). Los accesorios son los pañuelos anudados al cuello, los sombreros de ala ancha, los turbantes y los bolsos pequeños o medianos tipo bandolera. Mientras que en el calzado se imponen los botines con punto tejano, las botas tipo mosquetero o las sandalias romanas con tiras delgadas que simulan cordones.

La mezcla de todas esas prendas son el pan de cada día que estaremos viendo en las revistas, editoriales y tiendas. El punto en este caso no es saturarnos sino  tomar las inspiraciones que se ajusten a lo que somos, pero sin delegar la responsabilidad personal sobre cómo lucimos y cómo disfrutamos de las tendencias.

También pueden leerme en mi blog

@Origodoy

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO