Tierra en la lengua, una clase magistral de cine

1 de abril del 2015

Tierra en la Lengua rompe paradigmas de la cinematografía

Además del programa El Espejo de Canal Capital, y otros más de los nuevos canales de cable operadores, no hay excusa para quejarse sobre la ausencia de franjas en la televisión colombiana dedicados al buen cine. Uno de estos espacios es En Cine nos vemos del canal Señal Colombia. Aprovechando el marco del FICCI 2015, en esta ocasión emitieron Tierra en la Lengua.

Silvio, un abuelo terrateniente y bravucón, sin él saberlo, emprende el viaje de su vida por las interminables tierras de Santander. Lo acompañan dos nietos. Los tres buscan cumplir la última petición de la abuela fallecida. Descarnada, salvaje e impredecible, el largometraje  es dirigido y escrito por Rubén Mendoza.

Sin escrúpulos y desafiando a los gendarmes del séptimo arte, que se deben estar removiendo en sus asientos, Rúben Mendoza muestra una historia elemental que, a través de técnicas audiovisuales poco ortodoxas y en muchas ocasiones consideradas “erróneas”, “mal hechas” o “descabelladas”, le dieron éxito en diferentes festivales nacionales e internacionales.

Fuera de las ya convencionales películas taquilleras, Tierra en la Lengua es una bofetada a las reglas impuestas del séptimo arte. Cine experimental, cine de autor.

Cuando un familiar me acompañaba viendo el largometraje dijo lo siguiente: “tiene muchos cortes”. Analizando los tiempos de cada plano, en los que hay ausencia de diálogos, en promedio duran 4 segundos. Si te detienes en un determinado momento de la película te darás cuenta que Rúben Mendoza evita repetir planos en todas las secuencias, es escrupuloso en este aspecto técnico.

¿Cual es el objetivo de aquello?, ¿por qué esa intención?

La fotografía es impredecible. La cinematografía sencilla, capaz de acercarnos a un ambiente lúgubre, la perfección de la imagen resalta sin el anhelado movimiento de cámara de hollywood. Además el set se ilumina mediante la llama de una vela.

Tierra en la Lengua sería una clase magistral en la universidad. Rubén Mendoza nos lleva a plantear algunos interrogantes: ¿qué pasó con la anarquía de la imagen? ¿Por qué ahora todo se ve tan perfecto?, ¿donde están los rebeldes del cine?, ¿por qué  la mayoría de directores quieren rellenar sombras y no soportan un ladito oscuro?

@JuanCachastan

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO