Triángulo Dramático; de victimas, perseguidores y salvadores

Triángulo Dramático; de victimas, perseguidores y salvadores

19 de abril del 2017

En 1968, el psicólogo Stephen Karpman llamó “Triángulo Dramático” a un nuevo modelo de interacción social, que se asemeja mucho al modelo de sociedad Colombiana, este planteamiento surge como parte de la famosa teoría de la Psicología Transaccional, el cual consistía básicamente en tres roles interdependientes que los seres humanos utilizamos en nuestra relación con los demás.

De una manera sencilla de entender, Karpman propone que los seres humanos en los diferentes contextos en los que se desenvuelve, desempeñamos alternadamente tres roles; victima, perseguidor y salvador, cada una con sus respectivas características y condiciones.

Esta figura ha sido utilizada en la psicoterapia y en la comprensión de las relaciones humanas, sin embargo, este mismo modelo puede ser utilizado para interpretar también, la manera en la que como sociedad, nos relacionamos, si traemos esas tres figuras a nuestro escenario social y político nacional, vemos reflejada nuestra realidad y el como, de manera muy hábil y dependiendo de la coyuntura política y social en la que nos encontremos, nos hemos o nos han ubicado consciente o inconscientemente, máxime en estos tiempos de posverdad.

Victima;

Son varios los momentos en los que, como Colombianos nos hemos convertido en victimas, no son solo las personas que han afrontado de forma directa o indirecta el conflicto o las distintas manifestaciones de violencia, es la forma en la que como Colombianos hemos asumido como nuestra algunas causas, aunque al poco tiempo se nos olvide.

La consecuencia común de esta condición es la indignación; el pasado 2 de octubre y el 1 de abril anterior, vimos como la principal estrategia utilizada por los lideres de estas marchas, fue la de crear una causa común en la que los ciudadanos se sintieran identificados, bien sea la corrupción, la guerrilla o el actual gobierno, ya lo dijo Juan Carlos Velez, ex gerente de la campaña del NO, la estrategia era que la gente votara “emberracado”, que no es otra cosa mas que, crearle la sensación de que son victimas; de la corrupción o de este gobierno o de la guerrilla o de la causa de turno.

Perseguidor;

No es un rol fácil de asumir, pero si mas fácil de señalar, en Colombia nos han dicho desde historicamente, quienes “deben ser” los perseguidores, entendidos como los “malos”, aquellos a quienes se deben condenar socialmente, generalmente divididos en dos grupos; por un lado aquellos que ponen en riesgo los intereses de los mas poderosos y por el otro, quienes son diferentes a lo que socialmente nos han dicho que es lo aceptado, en su momento han estado en este grupo desde los afrodescendientes, las mujeres, la comunidad LGBT, la izquierda política, etc…

Este rol también podría entenderse como aquello que se vuelve nuestro mayor temor, eso de lo que huimos, para el caso de Colombia, nuestros “cocos” hoy día son; el comunismo, Venezuela o un gobierno socialista.

Salvador;

En Colombia, son varias las personas o grupos que se autodenominan salvadores, es preocupante como en un país de mas de 44 millones de habitantes, un importante numero de habitantes, asumen que la salvación del país esta en cabeza de una sola persona, nunca en toda la historia republicana, se había conocido un caso de polarización tan radicalizado como el que actualmente vivimos.

Pero existen otros autodenominados salvadores; desde los políticos, los lideres religiosos, los grupos armados y todo aquel que cree que como sociedad necesitamos de su mano salvadora y que es solo con su intervención como nos libraremos, de aquello que se asume es “malo”. No en vano muchos de los nombres de estructuras paramilitares, responsables de innumerables muertes, desapariciones y otros delitos de lesa humanidad, estaban relacionados con su autoreconocimiento como salvadores; héroes de granada, héroes de Tolová, héroes del Chocó, solo por mencionar algunos o en el caso de la guerrilla, que se autodenomina “Ejercito del Pueblo”.

En algunas regiones del país, donde el Estado no hacia presencia, era estos mismos grupos a quienes acudían los habitantes de estas mismas regiones, buscando alguien que los protegiera e impartiera justicia, aunque a su manera.

Un ejemplo es lo recientemente ocurrido con la, aun sin confirmar si se hizo o no, reunión de los expresidentes Pastrana y Uribe con el Presidente de los EEUU Donald Trump, en la que los “ex´s” asumen un rol de supuestos salvadores que acuden a un salvador mayor.

Es necesario romper con este circulo vicioso que nos ha llevado a depender de otros para cambiar nuestro futuro, entender que nosotros somos los salvadores de nosotros mismos como sociedad y de nuestro país para las generaciones futuras, es la única manera que le quitemos poder a aquellos que nos han convencido y nos han llevado a ser victimas o perseguidores (victimarios), cuando entendamos la importancia de ese cambio, entenderemos que nuestro futuro esta en nuestras manos y no en supuestos salvadores autonombrados.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.