Un día en Damasco en la posguerra

13 de octubre del 2019

Por: Salua Kamerow.

Un día en Damasco en la posguerra

Después de al menos 10 horas de caminar por la asediada ciudad de Damasco y agotada por el clima cálido y la humedad, era hora de ver la puesta de sol desde la azotea de Stou7 de Marine. Lista para capturar la puesta del sol con mi cámara en mano, el mesero, en su inglés quebrado y su fuerte fonética árabe, me sugirió agregar los ingredientes principales de una cerveza michelada, lo que rechacé ferozmente.

A mi derecha, un nuevo amigo y reportero de Reuters, Omar y, por el otro, Hussein, mi guía turístico. Ambos actúan como personajes influyentes de esta aventura que se aseguraron de que la ciudad fuera lo suficientemente amada por mí para hacerme regresar pronto y expresar cuán preparada está Damasco para recibir a los turistas.

Mis parientes en los Estados Unidos y en Colombia estaban mortificados cuando días antes había anunciado que cruzaría la frontera del Líbano hacia Siria el sábado siguiente, lo que no había hecho desde mi último viaje a Damasco hace 20 años.

Damasco es lo suficientemente seguro para que un ciudadano estadounidense camine libremente por las calles y vea lo que ha quedado después de la guerra inacabada en el resto de Siria, pero acabada en Damasco. Sin embargo, no tan segura como para andar vociferando quién es uno en la mitad de la calle. Me di cuenta de que, en Damasco, todos los estadounidenses son espías y lo serán por un tiempo.

Cruzando la frontera sirio-libanesa

Fue un poco antes de las 5 de la mañana cuando un taxi sirio me recogió en la puerta principal de la Universidad Americana de Beirut el mes pasado. Como es habitual, los taxis sirios no pueden deambular por el Líbano entre las 8 a.m. y las 8 p.m. Por lo tanto, era esencial cruzar la frontera justo antes de esa hora. El lado libanés de la frontera estaba lleno de mujeres vestidas con vestidos negros y bufandas de color neón envueltas alrededor de sus cuellos que anunciaban el nombre de la compañía que las llevaba en una gira de peregrinación a la mezquita Sayyida Zaynab.

Después de dos ocasiones anteriores de que se me negara el permiso para cruzar la frontera, finalmente se selló mi pasaporte y fue cuestión de un parpadeo antes de que el conductor tomara la mano de un oficial en el primer punto de control sirio. Luego el segundo apretón de manos y el tercero. En el cuarto punto de control, entendí; mucho había cambiado Damasco en 20 años y la persistente amabilidad entre mi conductor y los oficiales tenía un propósito que resultaba en omitir las largas filas de carros que se requisaban minuciosamente ante mis ojos. Incluso ahora, no sé el precio exacto de cada apretón de manos.

Dormí un poco y me desperté justo en el momento en que estábamos pasando por la residencia del Presidente de Siria. Ahí pensé en avisarle a mis familiares que estaba en Damasco, pero todas las señales de comunicación estaban bloqueadas.

Unos minutos más tarde, bajando la colina hacia la plaza Al-Umayayad, se encuentra el Monumento a la Espada de Damasco y la Casa de la Ópera, íconos emblemáticos de la historia de Damasco y reliquias de continuos esfuerzos para sacar al país de las fallidas democracias nacientes. No es que me esté jactando de ello, pero ambos íconos permanecieron intactos después de la guerra.

Mientras estaba emocionada, nunca dejé de estar nerviosa, casi una especie de malicia agridulce que me sirvió como acompañante hasta el día siguiente de mi regreso a Beirut. Sin embargo, casi dos días no fueron suficientes para disfrutar de los paisajes románticos y quijotescos de una ciudad en posguerra, los siglos de historia encarnados en los edificios y el encanto amistoso de la gente siria.

Los sirios son muy amables, pero son curiosos e inquisitivos sobre lo que un turista quiere en su tierra con el estado actual del país. Tienden a mirar fijamente a los extranjeros, incluso si usan vestidos negros que fluyen para mezclarse con la población (mi caso). Saben quién es cada persona, y prueban a las que no conocen con algunas palabras en inglés y francés con el objetivo de identificar de dónde provienen. Mi práctica era responder en árabe y nunca descubrieron que mi acento era colombiano en lugar de libanés, o al menos eso es lo que quiero creer.

Tesoros y Criaturas Damascenas

Eran más de las 9 de la mañana cuando me reuní con Hussein, un joven sirio que habló respetablemente sobre el gobierno sirio. La primera parte de nuestra conversación resultó ser su consejo sobre dónde y cuándo tomar fotos. En resumen, ni los turistas ni los residentes pueden fotografiar edificios gubernamentales, puntos de control o al ejército sirio. Más tarde, esa noche, una gran broma llegó a nuestra mesa al recordar que durante nuestro almuerzo un grupo de oficiales rusos llegaron con uniformes militares discretos, un poco más ligeros que los sirios, tanto en tela como en tono de piel. Mientras quitaba la tapa de la cámara y apuntaba a ese esplendor, Hussein me agarró y me empujó mientras me preguntaba que si quería meter a todos en problemas. Abrí mi boca en forma de sorpresa y me volteé hacia la mesa. Creo que él había mencionado antes “militares sirios”, no rusos, discutí—no tan astutamente.

Inmediatamente, el pequeño patio trasero de Taqiyya Al-Sulaymaniyah se llenó de parejas que jugaban al ritual de conquista que llamó mi atención porque Damasco se volvió un poco más conservador después de la guerra reciente y las mujeres están visiblemente más cubiertas de pies a cabeza en comparación con hace 20 años, incluidas las jóvenes y las solteras.

Pero también me agradó ver a los chicos cortejando a las chicas públicamente, sin tener que esconderse para tomarse de las manos o coquetear. Verlos fue una distracción ya que la entrada a la mezquita Sulaymaniyah estaba restringida dado el estado actual de la cúpula, que parece estar en riesgo inminente de caerse. Los azulejos y ladrillos de los pasillos están asimétricamente incrustados en el piso debido a las bombas, y las grietas en los baluartes apenas se sostienen. Sin embargo, el tono viejo y las decoraciones Coránicas atraen a las parejas jóvenes a que se prometan amor eterno en los pasillos.

En el Museo Nacional, una nueva exhibición llamó la atención de los visitantes. Mientras que en el pasado se exhibió una réplica del León de Al-Lat, la pieza original fue rescatada y restaurada después de que el Estado Islámico de Irak controlara Palmira y le dejara daños debido a la constante guerra. Esta estatua de piedra caliza de 4 metros y 15 toneladas fue recientemente protegida con una placa de metal y se conservará en el Museo Nacional hasta que sea seguro que sus restos históricos sean devueltos a la ciudad a la que pertenecen.

Un recorrido a pie de 2 horas

A solo 10 minutos a pie del museo se encuentra la estación de tren de Hejaz. Esta construcción histórica consta de múltiples exhibiciones en una zona. No vale la pena arriesgar la vida mientras se intenta cruzar la calle para llegar a ella y tampoco vale la pena arriesgarse para ver la vieja locomotora detrás de la Ciudad Vieja.

Las calles estrechas y sinuosas son más comunes en el camino hacia el Mercado Midhat Pasha y las aceras están llenas de dulces sirios para la venta. Una parada para un tradicional y celestial trozo de kunefe (mi dulce árabe favorito preparado con sémola y servido tibio con mozzarella derretida y cubierta con caramelo dulce hecho de agua de rosas) fue imprescindible durante este viaje. Sin embargo, no sin el tradicional Fatti Djaj para el brunch.

No muy lejos del restaurante donde comimos Fatti Djaj (sopa de yogur con garbanzos, pollo, piñones, y pan árabe frito está el famoso Café Al-Nofara). Quizás el lugar más tradicional para conversar y, también, la cafetería más antigua de Damasco.

Mi momento más especial en Damasco fue, sin duda, la Mezquita Sayyidah Ruqayya. De todos los sitios religiosos islámicos que he visitado en al menos 7 países en el Medio Oriente, esta fue una estructura fascinante, contemporánea y lujosa que brilla en el interior con sus espejos en las paredes y los techos con acabados dorados.

En el lado cristiano de Damasco, dos rincones humildes para visitar: La Casa de San Ananías y la Iglesia Al Zeitoun. La iglesia fue reconstruida en 1860 reutilizando pilares de basalto que el Sultán Mahmoud autorizó traer durante su construcción bajo el Imperio Otomano. La cúpula, sin embargo, resalta la iglesia con su colorida imagen de Jesús y el fondo blanco que contrasta con las columnas de piedra oscura.

Para la cena, un sándwich de shawarma sirio alucinante de 30 centímetros de largo con encurtidos y pollo acompañado de una salsa de ajo picante y cremosa. Después de algunas cervezas sirias de marca Al Sharq, me recogieron a la 1 de la mañana para volver a Beirut. Mi conductor me llevó de regreso y no dormí hasta que llegué a Beirut.

Todo ese día en Damasco fue divertido y espero con ansias poder hacer un recorrido gastronómico en Alepo.

Para inglés o galería de fotos visita mi página www.inmarchitable.com
Instagram: @skamerow

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO