Un mal sin remedio

19 de julio del 2019

Opinión de Gloria Díaz

Un mal sin remedio

¿En algún momento le ha pasado que, al salir de su casa, se encuentre en medio de una pista improvisada de carreras de vehículos, camionetas e incluso motos? ¿O ha tenido que soportar un trancón debido a que la vía está bloqueada por jóvenes acompañados de licor, peleas, gritos y música a todo volumen?

Pues esta situación la padecen a diario los habitantes del Barrio Terranova, no solo tienen que aguantar el exceso de ruido, riñas constantes, sino que la vida de sus familias está en riesgo por los continuos piques ilegales que hacen al medio día y durante las noches.

Es una pena que la conducción temeraria exista en muchos países como un delito reglamentado por el Código Penal y en Colombia todavía no hayamos elevado a un hecho sancionable ante la ley penal la forma como muchos de los conductores hacen uso de sus vehículos y, en particular, los que dedican su tiempo libre a hacer “piques ilegales”.

Como decía anteriormente, en nuestro país el marco normativo en esta materia es muy tenue y ligero; ante el Código de Tránsito y Transporte como el Código de Policía y Convivencia, los piques ilegales solo pueden ser castigados mediante sanciones de tipo pecuniario sin que se pueda de manera directa generar procesos penales por la acción temeraria de conductores que atentan no solo contra sus vidas sino contra la ciudadanía en general.

Por lo que las autoridades quedan sin herramientas suficientes para evitar este tipo de actividad puesto que solo pueden imponer multas por no atender los requerimientos de la policía, exceso de velocidad o por violar las normas de tránsito.

Es deber del Gobierno Nacional y del Congreso de la República revisar la necesidad de elevar a delito la “conducción temeraria”; para que tanto conductores de vehículos como de motos que realizan actividades ilegales en las principales ciudades del país, reciban un castigo severo que los disuada de atentar contra la vida y sana convivencia de los ciudadanos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO