Un perdón para Alejandra Azcárate (Todos cometemos errores)

8 de julio del 2012

    No me sorprendió que mi amiga de años atrás Claudia Galindo, directora de la revista Aló, pidiera “millones de millones de excusas“ a sus lectores, tras la ola de indignación que generó la columna de opinión de Alejandra Azcárate, publicada el pasado jueves 5 de Julio del 2012, edición N° 608, de la […]

Alejandra Azcárate

No me sorprendió que mi amiga de años atrás Claudia Galindo, directora de la revista Aló, pidiera “millones de millones de excusas“ a sus lectores, tras la ola de indignación que generó la columna de opinión de Alejandra Azcárate, publicada el pasado jueves 5 de Julio del 2012, edición N° 608, de la nombrada revista, titulada: “Las 7 ventajas de la gordura“, en la cual maltrata,  y descalifica, a su propio género, representado en aquellas que: “nacen gordas o se hacen gordas“, según sus palabras.

Conocí a Claudia Galindo al colaborarle con varios artículos, que me público en las revistas: Muy Interesante, Casa Viva, y Tú, de editora 5 (siendo ella también, la  directora de esa editorial, en aquella época). Estoy completamente seguro de las calidades humanas, y la preocupación por el bienestar y salud de sus lectores, que siempre la han caracterizado,  junto con su excelencia profesional, en el campo del periodismo escrito. Por ello, acepto sus sinceras excusas, como quisiera que lo hicieran los colombianos, ante el desacierto de la Azcárate. Es mejor perdonar, para nuestro bienestar mental, sin alimentar rencores que nos produzcan más cargas, adicionales a las que se tienen diariamente.

Precisamente el pasado sábado, buscando información para terminar un capítulo de un libro sobre adiciones, que estoy escribiendo, fui invitado por un grupo de apoyo terapéutico, donde tratan temas concernientes a las adicciones del alcohol, las drogas, la codependencia afectiva, y los trastornos alimenticios como: la anorexia, la bulimia, y la ansiedad por comer.

Después de varias horas de recabar información para mi cometido, algunas psicólogas y terapeutas allí presentes, comentaron acerca del artículo de Alejandra Azcárate, invitándonos a debatirlo. Lo más interesante, fue el análisis del detrás de cámaras, de la concepción, estructura, intencionalidad y publicación de dicha columna.

A manera de resumen, publico los extractos de mi libreta de apuntes, desde mi opinión, invitando a los lectores a que le den el orden que deseen, y además agreguen sus comentarios y reflexiones, del insuceso periodístico, publicado en la revista Aló.

Creemos que los factores que a continuación enumero pudieron haber afectado a la opinión publica, poniendo en su contra a la autora del artículo “Las 7 ventajas de la gordura“, a la cual le sugiero pedir excusas públicas totalmente sinceras, más aclaratorias y acordes, a las ofensas producidas en las personas perjudicadas directa o indirectamente.

1. La carencia del sentido común. Se define el sentido común, como un don o facultad, para distinguir desde la inteligencia lo bueno, lo malo, lo ofensivo, lo ignorante, y acertado, entorno a un tema que se vaya a tratar. Además, es considerado como uno de los sentidos más importantes del ser humano, ya que es la base de la tranquilidad y la paz mental.

El déficit de sentido común, produce que los proyectos iniciados, terminen siempre mal, pues es imposible por ejemplo sembrar hoy limones pretendiendo mañana saborear piñas dulces.

2. La Soberbia, es  también conocida como orgullo, es decir la sobrevaloración de una persona, que se cree capaz de realizar cualquier cosa, por encima de los demás, y de sus propias capacidades, convirtiéndose en un ser arrogante. Como consecuencia la persona pretende ejercer derechos, que supone tiene por la importancia atribuida a si misma, con base a una autoimagen de superioridad.

3. La ironía, proviene del griego “disimulo“ o “ignorancia fingida“, lo que significa que se da a entender lo contrario de lo que se quiere decir, o de lo cual se tiene conocimiento. En otras palabras la relación entre la autora y su ironía con los lectores, puede ser motivada para lograr una complicidad y empatía, o todo lo contrario, una manifestación, que ante la burla de un estado funcional o adquirido como el de la gordura, produzca un total rechazo. Por consiguiente los efectos de la ironía, son provocar risa o desatar tensión, con el fin de ridiculizar el blanco de su crítica, produciendo una lesión en la autoestima, y una especie de huella o impronta dolorosa, en la personalidad de las afectadas.

4. El sarcasmo, significa “mordedura de labios“, en otras palabras una crítica indirecta pero evidente, sobre una situación o persona, que genera desagrado, fastidio o malestar. Al utilizar el sarcasmo se está pensando en causar daño o menospreciar al lector. Una persona que en su cotidianidad usa el sarcasmo, es por lo general insegura interiormente, con el ánimo de siempre salirse con la suya, regocijándose en sus capacidades para ofender.

5. La Envidia, es un estado producido al no tener una cualidad, o bien material que posee otro, lo que produce tortura mental en quien la siente. Generalmente, la persona envidiosa se vuelve engreída e insensible, debido a la necesidad de desvalorizar a los demás por su condición, para sentirse bien. La envidia es producto de una falencia en el autoconocimiento, inseguridad, baja autoestima y falta de amor, en quien consciente este sentimiento negativo. Por eso, en Colombia es mejor ni sentirla y mucho menos despertarla, puesto que toda emoción negativa, termina por generar frustración consigo mismo y su entorno.

6. Falta de compasión. La compasión, es uno de los grandes sentimientos humanos que se manifiesta en acompañar al otro en su sufrimiento, apoyándolo, entendiéndolo, y ayudándolo. Desde el budismo zen, no solo todo ser humano sino también todo ser viviente, merece esta solidaridad en su vida, en ningún momento es tener lástima, sino por el contrario consideración y aprecio. La ausencia de compasión, genera la inclemencia, que es: dureza, severidad, y ensañamiento contra las personas.

Finalmente el grupo llegó a la conclusión de este debate, entendiendo que todos cometemos errores, y nadie está exento de ellos, lo importante es reconocerlos para no repetirlos, recordando que solamente, a través del ensayo y el error, el ser humano, mejora su desarrollo personal. Así mismo, cada vez que señalemos a una persona con uno de nuestros dedos, tres de ellos nos están señalando a nosotros. Así pues, terminamos la reunión, con la oración de la serenidad, emblema de estos grupos de terapias de apoyo, que les ayuda a mantener el equilibrio día a día :

“Dios concédeme la

Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar…

Valor para cambiar aquellas que  si puedo y

Sentido Común para reconocer la diferencia…“

 

armandomarti50@yahoo.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO