Un truco para tener un millón de pesos

17 de enero del 2019

Blog de Javier Giraldo Acosta

Un truco para tener un millón de pesos

Foto Javier Giraldo Acosta/Kienyke.com

¿Ya lo está sintiendo? Hablo del guayabo de diciembre que por estos días debe estar tocando su bolsillo. ¿Se acuerda de todas las celebraciones del final de año? ¿Tiene claro cuánto le costaron?

Le tengo noticias: ya toca empezar a pagar las tarjetas de crédito, y tras el regreso a trabajar que lo saca de ese paréntesis tan placentero en el que estaba, es hora de asumir la realidad, enfrentar el regreso de los hijos al colegio y otros cuantos compromisos de los cuales se había olvidado.

Por eso, es importante que (esté en aprietos o no) tenga claras sus prioridades para este 2019 en materia de finanzas personales.

Revise cuáles gastos puede reducir: esas visitas a restaurantes lujosos, o ese gimnasio que no usa, o el plan de datos para la tableta que utiliza cuando está al alcance de una red wifi, o las clases de inglés que paga, pero a las cuales no asiste, o la suscripción a Netflix (o a cualquier otro sistema) que tiene, pero nunca consulta, o el sobrecargo en domicilios para un local que queda en la esquina de su casa…

Identificar gastos de ese estilo le puede significar un presupuesto más cercano a la realidad y una cantidad de dinero que puede dejar de pagar. Involucre a la familia para que entre todos señalen esos gastos inútiles y entiendan la importancia de eliminarlos, para evitar conflictos.

Piense desde ya cuáles son sus propósitos para financiarlos y aprovechar descuentos. Si va a viajar en Semana Santa, ya podría consultar los precios de los pasajes y aprovechar mejores precios, por ejemplo.

Pero para hacer honor al titular de esta nota, quiero hacer énfasis en la importancia de ahorrar. Es la mejor estrategia para sortear inconvenientes o para darse un lujo que no le represente dificultades. Es necesario que no se diga mentiras y sea disciplinado. Eso significa que no debe buscar excusas para evitar el ahorro o para usarlo en algo que no sea el verdadero propósito.

Inicialmente, la meta podría ser que al terminar junio tenga a su disposición un millón de pesos, como lo anuncia el titular. ¿Cómo lograrlo en estos tiempos tan difíciles? Propóngase guardar dinero, a través de varias estrategias para alcanzar esta cifra.

Una es tan sencilla como dividir la cifra propuesta ($ 1.000.000) entre las semanas que faltan para terminar junio (26). Eso significa que debe ahorrar $ 39.000 cada semana (la multiplicación da algo más de un millón). Es decir que cada día debe guardar $ 5.571. Eso equivale al pago de una jornada de cafetería con una bebida que muchos dicen que no es tan sana y una empanada o un ponqué que también pueden aportarle calorías o carbohidratos que luego se le notan en la talla del pantalón. O sea, hace un sacrificio mínimo que le puede representar doble beneficio: ahorrar y reducir el consumo de azúcares, grasas o harinas. Pero por eso hablé antes de disciplina.

Otra estrategia que muchos aplican como reto porque les representa una especie de juego, implica guardar un dinero semanal, empezando con una cifra que va aumentando con el paso del tiempo. Valiéndose de una tabla de Excel, en la cual controla el cumplimiento, puede hacer la lista de las 26 semanas y empezar con $ 26.000, pero aumentarle $ 1.000 a esa cifra cada semana. Eso implica que en la segunda guarda $ 27.000; en la tercera, $ 28.000; en la cuarta, $ 29.000 y así sucesivamente. Al terminar la semana 26 (el 30 de junio) tendrá un millón de pesos a su disposición.

En muchos ámbitos son comunes las cadenas como mecanismo de ahorro. Yo creo que sirven si corre con la suerte de estar entre los primeros puestos que pagan el premio, no entre los últimos. La ventaja es que la presión social de saber que “debe pagar la cadena” obliga a quien se involucra a reservar ese dinero.

Si escoge alguno de los métodos que describí en los párrafos anteriores, el compromiso es consigo mismo y eso le debe causar tanta satisfacción en junio, que quiera volver a empezar para tener otro millón en diciembre. De hacerlo, significa que en el año habrá podido reservar dos millones de pesos, nada mal para las alzas que ya debe estar empezando a sufrir y para evitar parte del guayabo de diciembre que tendrá al comenzar el año 2020.

Busque el motivo para lograrlo y no se deje ganar de los diablillos internos que le harán pensar en disculpas para evitar usar esa alcancía que está olvidada en un rincón de la casa.

PD: A todos los lectores les deseo feliz año. Un amigo repite que uno dice “feliz año” hasta San Pedro. Y como por esa época estará pensándome porque ya tenga su millón de pesos, seguro entenderá que todavía cabe la expresión.

@jgiraldo2003

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO